Llama Fernando Mayans a celebrar reunión interparlamentaria con legisladores estadounidenses

El Senado debe tener acercamiento e interlocución con sus pares norteamericanos

10 febrero 2017, 6:53 am

REDACCIÓN
ORO NEGRO 

CIUDAD DE MÉXICO.- Con el propósito de diseñar, establecer y desarrollar previamente una agenda conjunta de frente a las medidas anunciadas por el gobierno de Estados Unidos,  el senador Fernando Mayans Canabal exhortó al Senado de la República a implementar a la brevedad los mecanismos de acercamiento y de interlocución con los legisladores del Congreso estadounidense, principalmente con el Senado de ese país.

A través de un punto de acuerdo, el legislador del Grupo Parlamentario del PRD llamó a convocar y celebrar una Reunión Interparlamentaria que propicie los consensos y acuerdos a favor de dicha relación, y en la que se mantenga una posición firme y recíproca de respeto a los intereses nacionales.

Al fundamentar su propuesta, el senador por Tabasco mencionó que frente a las medidas agresivas y denigrantes que ha anunciado el gobierno estadounidense en su nueva etapa denominada “Era Trump”, el Senado de la República hoy más que nunca debe jugar ese papel activo no sólo de defensa de la dignidad sino de la soberanía y de concertación con el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica.

“El Presidente de ese país vecino ha venido anunciando e implementando la ejecución de un conjunto de políticas que lastiman y afectan directamente la relación binacional con ese país”, comentó.

Las consecuencias y efectos de todas estas medidas, advirtió, son a todas luces perjudiciales en todos los ámbitos de la vida pública y social, no sólo para nuestro país sino también para la Unión Americana.

Por ejemplo, mencionó que la construcción del muro tendría un costo para los contribuyentes estadunidenses de entre 10 mil y 40 mil millones de dólares; se generaría un daño significativo a los recursos ambientales e hídricos regionales; se lesionaría el comercio y la migración legales a través de la frontera binacional en detrimento de 20 millones de residentes, impulsándose el mercado negro del tráfico humano.

Por otro lado, gravar las remesas de los inmigrantes llevaría a la quiebra a docenas de compañías que se especializan en envíos de dinero, además de que se asestaría un golpe mortal a la economía mexicana, al reducir drásticamente el consumo en los sectores rurales más pobres.

Asimismo, la renegociación o abrogación del Tratado de Libre Comercio y la aplicación de un arancel de 35 por ciento a las compañías estadunidenses en México que exportan al mercado de su país, -se ha dicho- haría caer en depresión a la economía mexicana, con graves repercusiones sociales.

“Por estas y otra medidas que son de la titularidad exclusiva del presidente de Estados Unidos, no han sido en vano las recientes críticas y manifestaciones de rechazo que ha recibido por diferentes medios de prensa estadounidenses y de Europa, debido a su actitud y a las acciones que ha emprendido en contra de México, así como las expresiones internacionales de respaldo a nuestro país”, apuntó.

En ese sentido, Fernando Mayans subrayó que el Senado de la República no debe tan sólo circunscribir su actuación a sugerir o recomendar que posiciones son las que se tienen que asumir desde el Poder Ejecutivo para afrontar y aminorar los efectos de esta política neófita asumida por la nueva administración estadounidense.

“Este Senado mexicano debe buscar el acercamiento con los congresistas norteamericanos, que contribuya a consolidar la función de equilibrio y control constitucional, dentro del esquema federal y de división de poderes que caracteriza a los dos países”, sostuvo.