Recibe Sedafop plan de negocios para establecer planta de etanol

Esta agroindustria fortalecería las acciones de despetrolización económica, señala Pedro Jiménez; empresarios plantean que Tabasco sería “el Brasil de México”

11 enero 2017, 8:58 pm

REDACCIÓN
ORO NEGRO

VILLAHERMOSA.- El secretario de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesquero (Sedafop), Pedro Jiménez León, recibió de Antonio Arellano y Rodolfo Lagunas, representantes del Grupo Báltico, el plan de negocios de esa empresa con miras a establecer en Tabasco la primera planta productora de etanol en el sureste de México.

Durante el encuentro, el funcionario manifestó que una de las estrategias económicas del gobierno estatal es establecer una planta de etanol, para lo cual la federación tendría que asumir el compromiso de quitarle el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), pues este combustible no entra dentro de ese gravamen ya que no hace daño a la salud, y por lo tanto no se justifica.

Si se le quita esa carga impositiva, generamos empleos en el campo y en la industria, despetrolizamos la economía y vendemos un combustible más barato, expresó en presencia de diputados integrantes de la Comisión de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesquero del Congreso del Estado.

Comentó que la propuesta empresarial considera un precio al público de 14 pesos por litro de etanol, monto “que es atractivo para que los transportistas se vuelvan accionistas, ya no tendrían que subirle el costo al pasaje del servicio público, que es el que atiende a la mayor parte de la población”.

Antonio Arrellano, consultor internacional en temas energéticos, dijo que de encontrar eco en los legisladores, acerca de un decreto para la producción y uso del etanol en el estado, sería el primero de su tipo en la República Mexicana y generaría que, en menos de una década, Tabasco fuera considerado “el Brasil de México”, en referencia a la producción y uso del biocombustible en aquella nación de América del Sur.

El inversionista destacó la participación social de la empresa como base fundamental no solo para el desarrollo del campo, sino para el correcto funcionamiento de la agroindustria en su totalidad.

“Como empresarios no creemos en una solución en la que no participen las bases. Ninguna puede funcionar si no estamos estrechamente ligados, comunicados y entendidos; desde el productor de caña hasta el que pone el aparato para inyectar la gasolina en el tanque del vehículo. Es una cadena en la que todos debemos contribuir con la parte que nos corresponde”, apuntó en la reunión, en la que también participaron representantes del sector cañero.