Entre demandas y traiciones políticas camina Solís Carballo

4 enero 2017, 11:10 am

SAMUEL L. SOTO GILES
ORO NEGRO

VILLAHERMOSA.- Además de la denuncia penal por amenazas, interpuesta por el médico veterinario Luis Madrigal Sastré, con la que se levantó la averiguación previa 307/2015, el secretario de Educación, Solís Carballo, enfrenta otra de carácter civil presentada por la Constructora e Inmobiliaria Sova, radicada en la Ciudad de México, desde 2010.

De acuerdo con el buffete jurídico Búho legal, soluciones jurídicas e informáticas, Ángel Eduardo Solís Carballo ha sido demandado por la Constructora e Inmobiliaria Sova, en el Juzgado 51 Civil de la Ciudad de México, mediante el expediente 648/2010; la más reciente diligencia fue en septiembre del año pasado.

Pero también, el actual secretario de Educación, Solís Carballo, responde a la otra demanda civil con la que se abrió el expediente 212/2012, de la misma empresa Constructora e Inmobiliaria Sova, por la que acudió a comparecer el 24 de octubre pasado.

“Es hábil y desvergonzado, conoce la debilidad humana, es muy calculador, se le ve en la cara, en la boca, en los ojos, en las manos”, asegura a Oro Negro, el profesor jubilado Arnoldo Vilches Damián.

El experimentado docente y periodista Vilches Damián reitera que Solís Carballo “usa la lisonja como lanza para abrirse paso” y por eso creó en

2015 el Premio Estatal de Administración Publica Mario Trujillo García, para congraciarse con la exsecretaria de Educación, Graciela Trujillo.

Pero también –dice el profesor– se ha aprovechado de la buena fe de los integrantes del Consejo directivo del Instituto de Administración Pública: Juan Antonio Filigrana Castro, exsecretario de Salud; Rodolfo Lara Lagunas, exsecretario de Educación; Humberto de los Santos Bertruy, expresidente Municipal de Centro; la exdiputada Rosalinda López Hernández.

Además de los rectores: José Manuel Piña Gutiérrez, de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco; Fernando Calzada Falcón, de la Universidad Tecnológica de Tabasco; Lácides García Detjen, de la Universidad Olmeca, así como de Carlos Francisco Dagdug Cadenas, notario Público 20; Luz María Armenta León, expresidenta Magistrada del Tribunal de lo Contencioso Administrativo; Carlos José Dagdug Nazur, director del Instituto del Deporte; de Luciano Camero Martínez, Martha Patricia Jiménez Oropeza, José Luis Hernández Lazo y Víctor Manuel Lamoyi Bocanegra.

Por otra parte, la diputada morenista María Luisa Somellera Corrales dijo, este martes 3, que el nuevo titular de la Secretaría de Educación, Ángel Solís Carballo, no cumple con el perfil que se requiere en educación, “sin embargo, espero que en lo administrativo cumpla con lo que se le requiera”.

Lo que sí tiene Solís Carballo son “las grandes expectativas de éxito”, las que en junio de 2014, Jesús Martell Chagoya, publicó en el diario Rumbo Nuevo en el festejo de su cumpleaños, el sábado 31 de mayo, cuando “se creía candidato a diputado local o, cuando menos, alcalde de Centro”.

“El presidente del consejo directivo del Instituto de Administración Pública  de Tabasco, celebrado con una taquiza, botanas, mariachi y mucho entusiasmo el sábado pasado en el salón “La Finca” allá por el rumbo de la carretera a Cárdenas, Tabasco, contó con la presencia de Pedro Jiménez León, Javier Vargas, varios periodistas, amigos y compañeros de trabajo y Leonel Magaña Sandoval, brazo derecho de Ángel, especialmente, en el área de comunicación.

“También hizo acto de presencia, por alguna razón especial, el diputado Patricio Bosh, tal vez por aquello de que ahora está de moda el partido verde ecologista mexicano, el inquieto Luis Dupeyrón, Humberto Iduarte, Ricardo de la Peña Marshal, Yolanda Trujillo, destacando guapas mujeres y  uno que otro colado como yo, gracias a una invitación del empresario-comunicador y publicista, Mateo Hernández Calderón”, reseñó Martell Chagoya.

En redes sociales, Víctor Manuel Aguilar Nieto, señala que el problema de la educación en Tabasco es que los secretarios en turno jamás han estado frente a un grupo de alumnos impartiendo clases.

“A éste mequetrefe ya lo llaman Mtro”, reclama Aguilar Nieto.