La producción de gasolinas de Pemex va en picada

21 febrero 2017, 10:55 am

REDACCIÓN
ORO NEGRO

MEXICO.- La producción de gasolinas de Pemex va en picada y el aumento de importaciones del combustible, principalmente de Estados Unidos, aumenta, lo cual pone al País en una situación vulnerable frente a las constantes amenazas comerciales del Presidente estadounidense Donald Trump hacia México.

En 2016, la producción de gasolinas cayó 14.7 por ciento respecto al año previo, con 325 mil barriles diarios, frente a un crecimiento de 18 por ciento de las importaciones, al comprarse del exterior 504 mil barriles diarios, según datos del Sistema de Información Energética de la Secretaría de Energía.

Las compras de gasolina el año pasado representaron 61 por ciento del consumo del mercado mexicano, lo cual muestra que el País cada vez depende más de la gasolina que viene del exterior, principalmente de EU.

De las seis refinerías que tiene Pemex, cinco registraron caídas de entre 10 y 36 por ciento en su producción.

Su plantilla para Refinación alcanzó 43 mil 58 empleados en 2015, de los cuales sólo 22 mil 600 laboran directamente en refinerías.

Por cada trabajador de Refinación, Pemex produjo 8.8 barriles de gasolina en 2015. Tomando en cuenta toda la producción de petrolíferos, cada trabajador produce 29.4 barriles.

En 2015, último dato disponible, la refinadora estadounidense Valero registró 10 mil empleados y produjo 283.7 barriles de petrolíferos por trabajador, mientras que, para el mismo año, Pemex produjo 29.4 barriles por persona.

La refinería que registró una mayor disminución en gasolinas fue la de Madero, con 32 mil barriles diarios, la más baja de la última década.

Y la única que ha tenido un aumento en su producción es la de Salamanca, 27 por ciento en el mismo periodo, con 56 mil 388 barriles diarios.

Alejandro Villalobos, consultor de procesamiento de hidrocarburos, explicó que uno de los problemas en la caída de refinación radica en que estas plantas fueron diseñadas para un tipo de crudo más ligero, mientras que ahora la disponibilidad es de pesado.

A esto se suma, añadió, la antigüedad que tienen las instalaciones y la falta de presupuesto que enfrentan.

Leticia Armenta, experta del Tecnológico de Monterrey, indicó que hay un problema muy grande de mantenimiento, sumado a la falta de inversión, lo cual ha detonado en paros técnicos no programados de las refinerías.