PGR investiga a 22 trabajadores de Pemex y CFE

No es casualidad que el crimen organizado sepa por dónde y a qué hora pasan tal o cual gasolina por la inmensa red de poliductos en el país. La investigación de la PGR podría confirmar lo que siempre hemos sospechado: la información sale desde adentro.

8 febrero 2017, 10:52 am

ATZAYAELH TORRES
ORO NEGRO

CIUDAD DE MÉXICO.- Cohecho, robo de hidrocarburos, falsificación de documentos, delitos contra la salud y solicitar votos por pago o promesa de dinero son sólo algunas de las fechorías que se encuentra investigando la Procuraduría General de la República (PGR) a empleados de nuestras dos empresas productivas del Estado: la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Pemex.

En total, la PGR tiene abiertos 22 expedientes para igual número de trabajadores de ambas dependencias, todos ellos en trámite, es decir, que siguen su curso en espera de encontrar culpables o deslindar responsabilidades.

Cuando le conviene a la PGR filtra los nombres y carpetas completas de las investigaciones, pero este no es el caso, así que no conocemos hasta el momento el nombre de los involucrados en los seguimientos.

Sin embargo, dentro de la lista destacan claramente la investigación que se persigue por robo de hidrocarburos a un empleado de Pemex, ante el preocupante problema que enfrenta nuestro país de tomas clandestinas que encarecen fuertemente el costo de transporte y distribución de los combustibles, mismo que a partir de este mes nos carga la Secretaría de Hacienda en el precio de las gasolinas.

No es casualidad que el crimen organizado sepa por dónde y a qué hora pasan tal o cual gasolina por la inmensa red de poliductos en el país. La investigación de la PGR podría confirmar lo que siempre hemos sospechado: la información sale desde adentro.

Del otro lado, destacan las cinco carpetas de investigación que tiene la PGR en contra de igual número de trabajadores de la CFE, que dirige Jaime Hernández Martínez, relacionados con delitos electorales a los que les está dando seguimiento a través de la Fepade.

Incluso, dos de estas averiguaciones tienen que ver con “coaccionar o amenazar a sus subordinados para que participen en eventos proselitistas”, y una más por intimidación que atenta contra la libertad de sufragio.

Yo he trabajado en gobierno y sé que la militancia en muchas ocasiones es una especie de contraseña para entrar a determinados grupos, pero nada justifica que se utilice para coaccionar. Cuando la administración pública se libere de estas chafas prácticas partidistas, tendremos un mejor tipo de gobierno.

Necesitamos mayor transparencia y, de resultar culpables los trabajadores investigados, debemos conocerlos. Te dejo este dato de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2016: sólo 11 de cada 100 delitos se denuncian, multiplica. Sintetizado de la columna Energía con H al final/El Financiero.