Oro Negro, inviable

27 septiembre 2017, 10:06 am

DARÍO CELIS
ORO NEGRO

Como ya se veía venir la empresa de servicios petroleros Oro Negro, de Gonzalo Gil y José Antonio Cañedo, entró a concurso mercantil. Era prácticamente imposible que lograra sostenerse con los ajustes a la baja en el arrendamiento de sus cinco plataformas a Pemex.

Recién le informamos que la empresa dirigida por José Antonio González Anaya le había dado pésimas noticias, cuando le confirmó que su plataforma Primus que tiene parada desde 2016 no va a reiniciar operaciones sino hasta el año 2019.

Que la plataforma Laurus, también suspendida, va a reactivarse hasta enero del 2018 pero sólo por seis meses más y se cancelará el contrato.

Oro Negro sólo tiene funcionando las plataformas Impetus, Fortius y Decus, pero a partir de noviembre Pemex les va bajar la renta diaria de 159 mil dólares a 116 mil dólares. Con ese ajuste es prácticamente imposible sostenerlas.

Los tenedores han visto caer el valor de sus inversiones dramáticamente desde 2012, cuando la compañía recibía en arrendamiento un pago diario de 170 mil dólares. El año pasado, y aquí se lo informamos, la empresa logró que sus bondholders unificaran en un solo bono todo el pasivo.

La serie de 175 millones de dólares que venció en diciembre de 2015 se fusionó al bono de 750 millones que vence en 2019. Para enero de ese año la firma deberá liquidar el papel. Sin embargo ese era el acuerdo al que se llegó en mayo del año pasado. Hoy está totalmente rebasado.

Los bonistas prácticamente rompieron lanzas con Gil y Cañedo. No quisieron quedarse con la plataforma Primus ni aceptaron que se les canjeara la deuda por ooootro nuevo bono de 300 millones de dólares, incluso aumentándoles el premio (en 2016 también se los elevaron).

El grave riesgo al que ahora se exponen los de Oro Negro es que Pemex puede rescindirles todos los contratos por haber entrado al concurso mercantil. La empresa productiva del Estado podría estar tentada a echar mano de una cláusula de los contratos que prevé ese escenario.

En esta nueva aventura la petrolera contrató como banco de inversión al experimentado banquero Isauro Alfaro, del despacho Alfaro, Dávila y Ríos, que trae como socio internacional al prestigiado bufete Moelis & Company.

PEMEX ¿QUIÉN?

En el sector donde empresas como Cotemar, de Cristina Lobo y Mario Dávila; Demar, de Denis Chao, y Evya, de Fausto Miranda, tienen en su historial participar frecuentemente en concursos para ofertar sus servicios y ganar negocios en la multicitada Pemex, le decía ayer que apareció como por arte de magia una empresa llamada Naviera JG MAR.

Lo relevante de este nuevo jugador es que no tiene barcos, no acreditan haber participado en ningún proceso de contratación y por supuesto nunca ha ganado algún contrato. Pero aún así exige y presiona para obtener contratos en la empresa dirigida por José Antonio González Anaya, donde uno de los requisitos es la experiencia y lo único que hay en el historial de JG MAR son tres cosas: el dueño y administrador único, el tamaulipeco Juan José García Gonzáles, en 2015 quiso ser director de Oceanografía en el momento que mayores problemas judiciales tenía esta compañía de Amado Yáñez, tiene demandada a Pemex y esta misma persona tiene siete denuncias penales por robo, fraude y abuso de confianza. ¿Con todos esos antecedentes el que la impulsa en Pemex logrará su cometido?

CUATRO POR ICA

Por lo que hace a la reestructuración financiera de ICA, que dirige Guadalupe Phillips, son hasta ahora cuatro grupos de acreedores con un peso relevante y con los que ya se iniciaron los contactos para lograr un acuerdo que permita la quita de 90.9% de la deuda reconocida de 65 mil 151 millones de pesos.

Apunte primeramente a Fintech, de David Martínez, y que es representado legalmente por el abogado Jaime Guerra. Le sigue Caterpillar, que comanda Doug Oberhelman y que es asesorada por el litigante José Ortega; El Bancomext, que dirige Francisco González, y que es patrocinado por el bufete de Carlos Dávalos, y la Sociedad Hipotecaria Federal, de Alberto Cano, y que trae atrás al despacho de Alonso Rivero.

VA LA PASARELA

Va a ser mañana miércoles cuando los cinco comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) que manifestaron interés en contender por la presidencia para el siguiente periodo de cuatro años, se presenten ante los senadores de las comisiones de Comunicaciones, Radio y Televisión y Estudios Legislativos. Hablamos de María Elena Estavillo, Mario Fromow, Adolfo Cuevas, Arturo Robles y por supuesto Gabriel Contreras. Tras el encuentro se abre una etapa de seis pasos que deberá concluir en un par de semanas con la designación de la nueva cabeza de este regulador.

UNA NUEVA OBRA

Este jueves el afamado abogado Ulrich Richter presenta el libro El ciudadano, el enemigo y el Estado, donde cuestiona el rol ciudadano y las implicaciones del sistema penal acusatorio en un escenario de combate a la delincuencia organizada. Richter ha cobrado relevancia en últimas fechas debido a la demanda que interpuso en contra de Google por daño moral.

En éste, su tercer libro, resultado de su tesis de maestría en ciencias penales, destaca que México vive una democracia amenazada por el crimen organizado en la cual paulatinamente ha ido insertándose un régimen penal que restringe derechos humanos.