Pemex: ¡ya cubrió su caja!

26 abril 2017, 9:36 pm

ALICIA SALGADO
ORO NEGRO

El blindaje financiero de Pemex, que dirige José Antonio González Anaya, cubre todos los ingresos de su balance y reduce las posibilidades de recortes presupuestales si llegan a caer por debajo de 42 dólares y hasta 37 dólares en promedio la mezcla de barril, no sólo para venta externa. sino también para entrega a mercado interno.

Esta es una gran novedad, porque hasta hoy el único que cubría sus ingresos derivados de la exportación petrolera, en una operación muy esperada por los mercados, era el gobierno mexicano y Pemex, el generador del ingreso, sólo llegó a cubrir, en la época de Luis Ramírez Corzo (2004 y 2005), pero sólo la plataforma de exportación, práctica que eliminó Jesús Reyes Heroles.

Los esquemas de opciones de tipo put dan el derecho a vender el título si el precio baja, pero a diferencia de la cobertura del gobierno federal, que es de 42 dólares a cero, en la dirección de finanzas de Pemex, que encabeza Juan Pablo Newman, decidieron establecer el put con techo y piso, pero considerando toda la plataforma de hidrocarburos a vender (dentro y fuera del país) de 409 mil barriles diarios por lo que resta de mayo a diciembre, lo que acota el costo a 133.5 millones de dólares, dado que los inversionistas de coberturas petroleras ya tienen la información de enero a mayo, y la misma empresa tiene más información sobre sus “sensibilidades” en el balance.

De enero a mayo, la mezcla trae un promedio acumulado de 45 dólares, y la recuperación de la plataforma de producción para venta ha sido progresiva y sostenida. A eso sume que con la emisión del omnibono de cinco mil 500 millones de dólares del año pasado se refinanciaron los vencimientos del 2017 y, que en febrero de este año, emitieron otro omnibono en euros por otros cuatro mil 500 millones de dólares, para prefinanciar sus requerimientos de este año. Estos dos elementos estabilizan la previsión de costo de deuda y techo de endeudamiento.

Se debe recordar que el objetivo de Pemex para este 2017 es lograr, por primera vez, superávit primario de ocho mil 400 millones de pesos con una plataforma de 1.977 millones de barriles diarios de producción. Con esos tres y la firmeza en la aplicación de las medidas de control de balance, prácticamente en este 2017 la administración puede planear con mayor certeza su programa de inversión y la reorganización de las líneas de negocios como ha sido planteada.

No considere ingresos extraordinarios por ventas, que pronto tendrán anuncios ni las asociaciones (farm outs) en refinación y en aguas profundas, aunque estas últimas deberían mejorar el ingreso y reducir las pérdidas.

La operación de blindaje generará un punto a favor de Pemex y del riesgo soberano México, en las calificadoras de deuda. Recordemos que están por cumplirse casi 12 meses desde el watch negativo y, aunque no hay un regreso evidente de las variables que se deterioraron, si se ha detenido la trayectoria negativa y, el blindaje de hoy, además del apetito mostrado por la inversión global, hace más que evidente que el mercado está más tranquilo.

Los participantes en este tipo de operaciones, no dudo que sean los mismos que toman opciones del gobierno federal como Bank of America Merril Lynch, JPMorgan Chase & Co., Goldman Sachs Group Inc., Morgan Stanley, Barclays Plc, Citigroup Inc. y BNP Paribas, que son los que movilizan entre un centenar de negociadores de swaps del tipo de Shell Trading Risk Manager y PB Plc, esos últimos jugadores en el mercado de refinados de México.

¿Qué se asegura? Que si el precio cae no tendrán que hacer otro recorte y que las inversiones programadas se pueden realizar. ¿Ahora, esto es lo mejor que puede hacer Pemex para mejorar su balance? No. Podría ir al mercado para levantar capital, no deuda, pero para ello, todavía falta un buen trecho de reforma.

DE FONDOS A FONDO

#ConsumidorAéreo. Ayer se fijaron posturas antes de la aprobación del dictamen que modifica la ley de aviación civil y de protección al consumidor en el Senado. Le puedo confirmar que el dictamen cuenta con todo el apoyo del secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, así como de su círculo cercano para que sea aprobado en los términos en que fue enviado por los diputados.

Aun cuando los senadores panistas Jorge Luis Lavalle y Ernesto Cordero recibieron a los representantes de la Cámara Nacional de Aerotransporte que preside Sergio Allard, la cúpula del partido encabezada por Ricardo Anaya y Fernando Herrera, líder de la fracción del PAN en el Senado, así como sus representantes en Diputados saben que ésta es una buena oportunidad para que se ajuste el marco regulatorio que lleva más de 20 años sin actualizarse.

Los senadores del PRI, Raúl Pozos, y del Verde, Gerardo Flores, refrendaron el apoyo de sus partidos para que se respalde la minuta tal como viene de Diputados, en la Comisión de Comunicaciones y Transportes (sigue acéfala la presidencia desde que la dejó Javier Lozano para irse a Puebla con el gobernador Gali). La intención es llevarla a votación este jueves.

Lo que no cayó nada bien a los diputados, con quien Canaero cabildeó la propuesta aprobada es la carta que circuló ayer en el Senado en la que señalan que, producto de los cambios introducidos en derechos de los pasajeros, las tarifas aéreas se van a incrementar porque de lo contrario se afectaría su rentabilidad si se aprueba la minuta en los términos en que fue enviada.

La misma suerte corrió la carta enviada por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) que firmó Peter Cerda a varios senadores, en la que señala que la minuta se aparta de las prácticas internacionales.

Y es que a opinión de los legisladores, esta postura debió haberse argumentado bien cuando la Canaero firmó el acuerdo con Diputados de las Comisiones de Transporte y Economía el 5 de abril, ante la presencia de representantes de las aerolíneas nacionales e internacionales. Por lo pronto se ve complicado, —pero dicen que no hay peor lucha que la que no se hace— que las modificaciones sugeridas por Canaero, puedan detener la aprobación del dictamen.