Quemando el Petróleo en Infiernitos

Los nuevos descubrimientos de yacimientos no han sido suficientes para reponer el petróleo que se ha extraído en los últimos años, lo que significa que el petróleo un día se va a acabar.

13 marzo 2017, 8:26 pm

LUIS PROTT
ORO NEGRO

Marion King Hubbert trabajando como geólogo y geofísico de la compañía petrolera Shell, en 1956 predijo que en el año 2000 se llegaría al máximo nivel de producción de barriles de petróleo en el mundo y que a partir de ese año la producción mundial de petróleo caería. Esta predicción no se ha cumplido aún, pero lo que sí ha sucedido es que las reservas probadas de petróleo han ido disminuyendo.

Los nuevos descubrimientos de yacimientos no han sido suficientes para reponer el petróleo que se ha extraído en los últimos años, lo que significa que el petróleo un día se va a acabar. Quizá ese día llegue antes de lo esperado si continuamos incrementando el consumo de petróleo a medida que la población mundial crece y las formas en que gastamos la energía también se multiplican a medida que más aparatos eléctricos y más comodidades se ponen al alcance de más personas en el mundo. Actualmente cerca del 80 por ciento de la energía eléctrica del mundo sigue obteniéndose con base en el consumo de recursos no renovables y sólo el 20 por ciento es generado con tecnologías más sustentables como la eólica y la solar.

Aunque a nivel global se inició en años recientes un mayor esfuerzo en sustituir a los hidrocarburos, todo parece indicar que ya vamos muy tarde y que la partida la han estado ganando las grandes compañías petroleras.

No podemos saber exactamente cuántos años más podría sobrevivir así nuestra civilización consumidora de energía. Algunos predicen que a más tardar en el 2050 comenzará a llegar el “Gran Apagón”, cuando nuestra tecnología, nuestras ciudades y nuestra forma de vida desaparezcan al ya no haber suficiente energía en mundo y deba racionarse su consumo para evitar un colapso total.

Este problema parece agravarse con la aparición de personajes como el señor Trump y todos aquellos que están dispuestos a mentir diciendo que no es cierto que hay calentamiento global y mucho menos que es causado en gran parte por estar quemando irresponsablemente el poco petróleo que queda en el mundo. Habrá quienes digan que el petróleo puede ser sustituido con el gas natural y el carbón para generar energía, pero esto es parcialmente cierto: el uso de gas es más peligroso en las industrias y el carbón es probablemente la forma más contaminante de generar energía eléctrica. China, por ejemplo, genera la mayor parte de su electricidad con base en la combustión de carbón y sus problemas de contaminación ambiental son terribles.

La disminución del precio del petróleo por parte de los grandes productores, ha sido efectivo para frenar la competencia que las pequeñas compañías petroleras basadas en el fracking comenzaban a representar. Esto ha tenido un impacto muy negativo en la inversión en fuentes de energía renovables como la eólica y la solar. Se especula que se haya acordado reducir el precio del petróleo a nivel mundial como represalia a la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Ahora parece que también está fallando el plan pues una vez que se eliminara a los pequeños competidores y se hubiera castigado a Rusia, la idea habría sido incrementar rápidamente los precios del petróleo y esto no ha sucedido. Parece que ya no hay confianza en que los productores de petróleo van a reducir su producción como lo habrían acordado para que se recuperara el precio del petróleo.

Yo cruzo los dedos para que si suba el precio del petróleo a un nivel razonable porque creo que debemos preservarlo para otros usos más importantes como son la producción de fertilizantes con base en fosfatos y nitratos que son obtenidos del petróleo y que en buen parte permiten que se incremente la producción de alimentos a nivel mundial.

Por otra parte, el petróleo es la base para la producción de muchos elementos necesarios en las nuevas tecnologías: plásticos, resinas, polímeros que no se podrían producir por ahora con otro tipo de insumos.

Además, muy probablemente vamos a necesitar el petróleo para producir muchos de los dispositivos que requieren la fabricación de turbinas eólicas, helióstatos, películas plásticas que convierten los ventanales de los edificios en paneles solares y entonces el problema será ¿Cómo vamos a sustituir el uso del petróleo para generar energía si ya no podemos fabricar lo que necesitemos para las nuevas tecnologías que lo sustituirían?

El autor es profesor del Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas del Campus Monterrey. Su correo electrónico es luisprott@itesm.mx.