Pemex y la empresa australiana BHP Billiton suscriben histórico contrato

La nueva asociación beneficiará a ambos países y representa una genuina profundización de la relación comercial.

7 marzo 2017, 9:27 am

DAVID ENGEL
ORO NEGRO

El viernes pasado asistí a la firma que encabezó el presidente Enrique Peña Nieto del histórico contrato entre una empresa australiana emblemática, BHP Billiton, y Pemex para la exploración y explotación de campos petroleros en aguas profundas en el Golfo de México. Me enorgullece que una empresa australiana esté realizando una inversión tan significativa en México. La nueva asociación beneficiará a ambos países y representa una genuina profundización de la relación comercial.

Esta asociación es histórica: la primera para Pemex desde la introducción de la Reforma Energética que a su vez forma parte de las medidas que México ha tomado para transformarse en una potencia económica emergente. Siendo ya la 15 mayor economía del mundo, México se ha reconfigurado a sí mismo en una economía dinámica y diversa que ostenta algunas de las actividades productivas con mayor uso intensivo de tecnología en las Américas.

México no es un país ajeno a las empresas australianas. Desde 2010, la inversión australiana en México se ha incrementado de aproximadamente 200 millones de dólares a más de seis mil millones de dólares. Otras empresas australianas han invertido en carreteras, telecomunicaciones, generación de energía, educación, bienes raíces, agricultura, salud, minería, manufacturas y la economía digital. La firma del contrato entre BHP Billiton y Pemex definitivamente alentará un mayor interés por parte de Australia en las oportunidades en México.

México, al igual que Australia, es un país genuinamente orientado al comercio exterior, y está gozando de los beneficios que derivan de ello. En estos momentos, nuestro intercambio comercial bilateral es bueno y suma alrededor de tres mil millones de dólares australianos, del cual las exportaciones de México a Australia representan 80 por ciento.

Como nación que comercia libremente, Australia no tiene reparo alguno acerca de este desequilibrio en la balanza comercial con México, especialmente porque disfrutamos de la calidad de estos productos: somos el tercer mayor consumidor del mundo de cierta marca de cerveza mexicana. No obstante, existe un considerable margen para incrementar dicho intercambio comercial, y ambos países tienen la determinación de trabajar con este fin. Bajo el mismo tenor, no tengo duda alguna de que los consumidores mexicanos disfrutarían de la misma manera los fabulosos productos alimenticios y vinos australianos, cuyos precios serían menores bajo acuerdos comerciales preferenciales.

Estoy convencido de que el futuro de México se vislumbra brillante, no obstante los retos e incertidumbres que está enfrentando en estos momentos. El gobierno de Australia aguarda con interés trabajar con México para incrementar el intercambio comercial y la inversión bilaterales. Como embajador, aguardo con interés trabajar con mis colegas mexicanos con miras hacia un futuro en el cual nuestros dos países sean las puertas de entrada estratégicas a nuestras respectivas regiones geográficas. Una relación así, sin duda alguna, enriquecerá a ambas de nuestras naciones.

Espero sus comentarios en downunder.mexico@dfat.gov.au, en Facebook.com/ausembmex, o Twitter.com/AusEmbMex.

Embajador de Australia en México.