Del Estado al mercado: segunda fase

El cambio en el mercado de energía ha sido retrasado por más de 25 años, y aunque las condiciones externas e internas parecen no ser las adecuadas, el proceso de transición que se inició con la reforma de 2014, se encuentra en el año de estructura y podría tomar de uno a dos más para consolidarse.

20 febrero 2017, 9:08 am

ALICIA SALGADO
ORO NEGRO

Uno de los pasos más importantes que debe registrarse de la transición de la oferta estatal de energía, incluyendo gasolinas, hacia la integración del mercado de energía, es que se entienda que en México ¡ya no hay precios controlados!

Es difícil hacerlo, entenderlo y comunicarlo, cuando el sistema que ha operado ha sido de monopolios estatales de energía desde mediados del siglo pasado, y más cuando el vocablo ¡gasolinazo! es usado por todo el espectro político como elemento de desastre y desprestigio para la administración del presidente Peña y su equipo económico, encabezado por José Antonio Meade y José Antonio González, titular de Hacienda y director de Pemex, respectivamente.

El cambio en el mercado de energía ha sido retrasado por más de 25 años, y aunque las condiciones externas e internas parecen no ser las adecuadas, el proceso de transición que se inició con la reforma de 2014, se encuentra en el año de estructura y podría tomar de uno a dos más para consolidarse. Un ejemplo es el mercado de gasolinas, y utilizo como referencia a la Coparmex Ciudad de México como ejemplo para no referir a ningún personaje partidista o político.

Jesús Padilla, presidente de Coparmex Ciudad de México, el viernes, poco antes de que se diera a conocer el primer ajuste diario del precio de los combustibles, “pidió”, como si la mano del Estado fuera todopoderosa, “que el aumento fuera moderado” y, en pleno evento electoral dijo que “nos tienen en una situación de alerta; el gobierno (federal) y la Comisión Reguladora de Energía (que preside Guillermo García Alcocer) tienen que ser sensibles, porque ni los empresarios ni la sociedad aguantan más”.

Evidentemente, al empresario no le han explicado que la demanda y la oferta de combustibles determina el precio del combustible y ésta ¡creció en enero 9%!, pese a que el aumento del precio promedio fue de 19 por ciento.

No se ha dado cuenta de que el precio ya no depende del “voluntarismo político”, como tampoco depende del voluntarismo partidario el valor del peso frente al dólar. El mercado se ha liberado.

A partir de mañana martes 21, se moverá diariamente el precio y, conforme avance el calendario de liberación por regiones, se irá eliminando la referencia máxima que hoy comunican la SHCP-CRE por región y, en su lugar, deberá aparecer a la entrada de cada gasolinería el precio máximo al que venden los combustibles.

De Fondos a Fondo

#FHipo requiere relevo rápido. Como sabe, Alfredo Vara dejó la dirección general de la Financiera Hipotecaria (FHipo), la primera Reit que invierte en títulos hipotecarios y en su mayoría de Infonavit y Fovissste, que pasó los 20 mil millones de pesos, para asumir la dirección general de Banobras.

Se comenta que Alejandro Elek Hansberg, Alfredo Vara, el director del administrador, o Daniel Braatz Zamudio, el actual CFO de la gestora de hipotecas, podrían asumir el relevo de Alfredo, que nadie duda, mantendrá el fuerte impulso que le metió Abraham Zamora a Banobras.

#Vivienderos respiran… Le adelanto que esta semana habrá un anuncio importante para la industria de la vivienda y la sede será el Infonavit, que encabeza David Penchyna.

Como usted ya sabe, a finales de 2016, Penchyna anunció que los montos máximos de crédito del Instituto se incrementarían en casi 70%, al pasar de 922 mil pesos a 1.6 millones de pesos. El anuncio se dio en noviembre de 2016.

Empero, ese cambio (nuevo paradigma para el Infonavit porque le permitirá atender también a la demanda “clasemediera”) supone desde ajuste de sistemas de originación de crédito y cobranza hasta el rediseño de las tablas de crédito y las reglas de operación; por eso, se dijo que si bien el aumento es un hecho, el primer crédito con el nuevo monto máximo se estará otorgando en el segundo trimestre de 2017 (mayo seguro).

¿Pero qué pasa con los subsidios? El recurso destinado por el Gobierno de la República a través de la Conavi, de
Jorge Wolpert, organismo sectorizado a la Sedatu, que encabeza Rosario Robles, no sólo se redujo, sino que el aumento en el tope Infonavit mueve toda la escala hacia abajo.

Si los vivienderos se esperan hasta que las reglas del Infonavit estén listas para individualizar créditos Infonavit con subsidio, provocaría un retraso de casi cinco meses, y, literal, se les “iría el tren” de producción de vivienda en el segmento de interés social. De acuerdo con las reglas publicadas en el Diario Oficial de la Federación por la Sedatu, el 2 de febrero, el rango de ingreso para obtener subsidio se ubica en 2.6 a 5 veces UMA, algo que va entre seis mil y 12 mil pesos mensuales para el ingreso. El monto del subsidio federal para ese rango es de alrededor de 15 mil pesos y otros 15 mil del Infonavit.

De ahí que la nota de la semana y se la confirmo —y que dará tranquilidad a los integrantes de la Canadevi, que preside Carlos Guillermo Medina— es que el financiamiento de vivienda con subsidio vía Infonavit, no va a tener que esperar al segundo trimestre del año. Iniciará el 1º de marzo.

Habrá un “paquete” de viviendas con subsidio originado con las reglas vigentes y en el segundo trimestre se hará el ajuste con las nuevas reglas de crédito de Infonavit. Como le dije, la lógica detrás de la decisión es sencilla: dos meses es un tiempo valiosísimo en la estacionalidad del crédito. Así que ya lo sabe.

El anuncio lo harán la propia secretaria Robles y David Penchyna, quienes han consolidado un buen equipo para destrabar problemas y encontrar, en momentos complejos para la economía, la manera para que la industria de la vivienda pueda tener un buen 2017.