¿No que nadie quería los ductos de Pemex?

8 febrero 2017, 11:43 am

ALICIA SALGADO
ORO NEGRO

La Comisión Reguladora de Energía, que preside el comisionado Guillermo García Alcocer, amplió un mes el plazo para recibir propuestas de participantes en la licitación de la primera Temporada Abierta de la Infraestructura de Almacenamiento y Transporte por Ducto de petrolíferos en Baja California y Sonora, las dos primeras entidades en las que se liberará el mercado de gasolinas y, por lo tanto, donde Pemex Logística, que dirige Roberto Revilla Ostos, tiene que rentar capacidad a los mayoristas.

Se supone que el 10 de febrero era el plazo para que los solicitantes precalificados pudieran presentar sus propuestas con posturas financieras para los activos que tengan interés de reservar, y entre el 11 y el 14 de febrero se efectuarían las subastas (si hubiese más demanda que oferta se aplicaría la subasta de reloj o de ¿quién da más?), y las asignaciones finales se oficializarían el 15 de febrero.

Se supone que todos los precalificados ya habrían entrado al Data-Room, pero fue tal la cantidad de información que continúan solicitando, incluyendo la posibilidad de conectarse con ductos propios desde los de San Diego o Calexico, que a solicitud de Pepe Toño González, de Pemex, la CRE autorizó la ampliación de un mes en el calendario.

Esto dará posibilidad a más interesados de inscribirse y participar en los talleres organizados por Revilla, aunque la duda mayor que tienen es conocer con certeza cuánto de la capacidad de Pemex Logística se estaría quedando Pemex Transformación y cuánto pueden ellos crecer su propia infraestructura, y hacer un equilibrio de la reserva para privados.

No obstante, las empresas precalificadas son: Shell México, Distribuidora de Combustibles Laguna, Petroleum Services International, Chevron Combustibles de México, Servicio Otto, Tesoro Mexico Supply & Marketing, Oleum Chemicarum Consumens, CFenergía, Distribuidora de Combustibles de San Quintin, Gulfport Trading, Trafigura México, BP Estaciones y Servicios Energéticos, Abastecedora de Combustibles del Pacífico, Tecnologías GPG de México, Grupo Comercial de México, Glencore Energy MX, Pimienta Energy, Hydrocarbon Storage Terminal, Petromax y Energéticos Unegas.

Así, la fecha para entregar propuesta con presentación financiera se pasó al 10 de marzo, y para el 15 de marzo se realizará la asignación.

Recordemos que este es el primer ejercicio de un proceso que deberá cubrir a todo el territorio nacional, para que puedan los privados utilizar la capacidad sobrante de Pemex y acelerar la flexibilización del mercado de gasolinas en el país. La única fecha que no se modifica es la del arranque: el 30 de marzo en Baja California y Sonora.

#Adamantine se internacionaliza. Recientemente la sofom regulada Adamantine, que preside Antonio Dávila Barberena, internacionalizó sus operaciones al suscribir una asociación con la International Finance Corporation (IFC), del Banco Mundial, por un monto de 150 millones de dólares.

Los recursos se destinarán a la adquisición de carteras de créditos al consumo e hipotecarios en México y en doce países del Caribe, bajo el “Programa de alivio para activos en problemas” del IFC.

Cabe anotar que esta firma administra exitosamente, desde el año 2000, activos hipotecarios, inmobiliarios y financieros, por más de 27 mil millones de pesos. De ahí que el equipo de José Oriol Bosch, la considere como una seria candidata para cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores.

#Infonavit… El director general del Infonavit, David Penchyna, ha sostenido reuniones con la cadena de valor de la industria de la vivienda (desarrolladores, notarios, verificadores, alcaldes, gobernadores y delegados) en varios estados de la República para potenciar la colocación de financiamiento (cofinanciamiento, crédito directo a casa nueva y usada, crédito para mejoramiento, y ahora para ampliación de vivienda).

La estrategia es ambiciosa porque se busca romper el paradigma de que esta industria que aporta cerca de tres por ciento del PIB, depende del subsidio federal.

Para tener una referencia clara, el Plan de Crédito de Infonavit contempla una inversión de más de 200 mil millones de pesos, mientras que el subsidio federal a la vivienda rondó los ocho mil millones el año pasado y éste no los va a rebasar.

En otras palabras, el debate no es sobre cómo se sigue manteniendo la política de subsidios, sino cómo se alinea la oferta de vivienda, con la demanda potencial derechohabiente del Infonavit.

El año pasado, la meta de crédito hipotecario era de 350 mil financiamientos directos otorgados; éste es de 365 mil, y a eso sume alrededor de 100 mil de Mejoravit, que ahora tendrá la opción —como le referí— de ampliación de vivienda, con un préstamo de más de 100 mil pesos (el Mejoravit que arrancó en julio del año pasado tiene un monto menor a 50 mil pesos) y se colocaron 80 mil millones de pesos en seis meses.

El universo potencial para la ampliación es para las casas de una recámara que se acreditaron el sexenio pasado.

En cuanto al monto de colocación, la clave para que este plan funcione está en el incremento al monto máximo de crédito que autorizó el Consejo el año pasado, al pasar de 921 mil a un millón 600 mil pesos, un incremento de casi 70%, con lo cual todos los cajones salariales (o niveles de ingreso, para decirlo en castellano) incrementan su capacidad de crédito, pero particularmente los de cinco a diez veces salario mínimo y los de más de diez veces salario mínimo.

Para los participantes en la industria de la vivienda, el programa es agresivo y podría, pese al aumento de tasas de interés, promover activamente a la industria de la construcción privada, aun cuando el subsidio a la vivienda se redujo a menos de siete mil millones de pesos en este 2017.  Excelsior