Mezcla mexicana toca su mínimo de dos semanas

El petróleo mexicano se mantuvo a la baja por tercera sesión consecutiva, en línea con los principales crudos internacionales, tras ajustarse a la baja las expectativas de consumo para 2018 y un aumento en los inventarios crudo de EU.

14 noviembre 2017, 8:36 pm

REDACCIÓN
ORO NEGRO

CIUDAD DE MÉXICO.- El petróleo mexicano se mantuvo a la baja por tercera sesión consecutiva, luego que ajustes a la baja en los pronósticos de demanda de crudo para los siguientes meses y un escenario de fortalecimiento de los inventarios de crudo estadounidense se tradujo en una baja de 2.4 por ciento frente a su nivel anterior.

En esta jornada, la mezcla mexicana de exportación fijó su precio en 52.74 dólares por barril, tras una reducción de 1.29 dólares frente a su nivel del lunes, de acuerdo con información de Pemex. Este es su nivel más bajo de las últimas dos semanas.

En las últimas tres jornadas, el crudo mexicano acumula una caída de 2.08 dólares.

Esta caída estuvo en línea con los movimientos registrados con los principales crudos internacionales. En el mercado ICE, el contrato del Brent con vencimiento en enero cayó 1.5 por ciento al cerrar en 62.21 dólares el barril; por su parte en el Nymex el precio del crudo WTI para entregar el siguiente mes perdió 1.9 por ciento y fijar su precio en 55.70 dólares.

La baja de los referenciales internacionales se apoyó en un cambio de las expectativas en la demanda de crudo para 2018.

En la primera sesión de la semana la OPEP informó que ante un escenario de mayor demanda de crudo esperada para el siguiente año, la producción del cartel aumentaría en 400 mil barriles diarios, para llegar a un nivel de extracción diaria de 33.4 barriles por día.

Este ajuste a la alza de los pronósticos de consumo y de una mayor producción también influyeron negativamente en las expectativas de que en la reunión del 30 de noviembre en Viena, se anuncie una extensión en el programa de recortes de producción hasta finales del siguiente año.

Sin embargo, en las negociaciones de este martes un reporte de la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés) dio a conocer pronósticos de demanda de crudo para lo que resta de este año y la esperada para 2018, con malas noticias para el mercado.

En su reporte la IEA estimó un aumento en la demanda de crudo para el siguiente año de 200 mil barriles diarios, la mitad de lo que la OPEP espera, además de advertir que la producción de los países no miembros del cartel podrá aumentar de forma importante, lo que podrá llevar los precios del crudo por debajo de los 60 dólares el barril.

Otro factor que influyó en el comportamiento de los precios es el escenario de un mayor fortalecimiento de las reservas de crudo estadounidense y el informe del Instituto Americano del Petróleo (API por sus siglas en inglés) validó este escenario.

De acuerdo con la API, los inventarios de crudo de los Estados Unidos registraron un aumento de 6.5 millones de barriles al 10 de noviembre; las expectativas de los analistas esperaban una reducción de 1.4 millones de barriles. Este dato revela que el aumento de precios del crudo reactivó la producción de crudo en la Unión Americana.

El mercado estará atento al dato oficial de los inventarios de crudo estadounidense de la EIA, se darán a conocer este miércoles.