Petróleo inicia semana con el pie derecho; Brent cierra en 56 dólares

La jornada estuvo limitada por la ausencia de operaciones en Nueva York por el feriado del Día del Presidente y entrea las influencias contradictorias de los informes de caída de la producción de la OPEP y el aumento de los inventarios de crudo de Estados Unidos.

20 febrero 2017, 7:44 pm

REDACCIÓN
ORO NEGRO

CIUDAD DE MÉXICO.- El barril de crudo en Londres terminó la jornada en alza, impulsado por la perspectiva de que el recorte en la producción por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo reduzca el desequilibrio entre la oferta y la demanda globales.

El exceso de producción ha lastrado los precios desde hace más de dos años, una situación que el cártel liderado por Arabia Saudí espera contrarrestar reduciendo su bombeo.

Así, los futuros del Brent  para entrega en abril cerraron en 56.18 dólares, un 0.66 por ciento más que al término de la sesión anterior en el International Exchange Futures de Londres (ICE).

En tanto, el crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) para abril, cerró en operaciones electrónicas en Estados Unidos en alza de 0.40 por ciento, hasta los 54.00 dólares.

El mercado accionario y de futuros de Nueva York permanecieron cerrados por el Día del Presidente.

Los inversores ciertamente creen en el compromiso de la OPEP de rebajar su bombeo y ahora mantienen más futuros de WTI y opciones de las que se tenga registro.

Sin embargo, la evidencia de una mayor producción en Estados Unidos ha disminuido el interés de los administradores de dinero por impulsar los precios del crudo. Los precios han subido cerca de 2 dólares desde comienzos de mes.

El año pasado, la OPEP y otros exportadores, como Rusia, acordaron reducir su bombeo en casi 1,8 millones de barriles de petróleo al día durante el primer semestre de 2017.

Estimaciones indican que el pacto de recortes se ha cumplido en cerca de un 90 por ciento. Reuters reportó que la OPEP podría extender o aplicar más reducciones a partir de julio si los inventarios no caen lo suficiente. El Financiero