Sin ‘gasolinazo’, deuda subiría o se recortarían programas sociales: Peña

El Presidente envió un mensaje a la nación, con motivo del inicio de año. Foto tomada de la cuenta de Twitter @PresidenciaMX El Presidente emitió un mensaje y aseguró que la medida es para no afectar en un futuro a las familias mexicanas, además reconoció que 2017 será un año de retos que se podrán sortear con unidad.

5 enero 2017, 11:10 pm

REDACCIÓN
ORO NEGRO

CIUDAD DE MÉXICO.- En un mensaje dirigido a la sociedad a través de los medios de comunicación con motivo del Año Nuevo, el presidente Enrique Peña Nieto reivindicó de nuevo la decisión del precio de las gasolinas pues mantener el precio artificial de las gasolinas implicaría para el país erogar 200 mil millones de pesos al año. Subrayó que de no hacerlo, el costo hubiera sido equivalente a cancelar programas sociales, paralizar la operación del IMSS en cirugías y consultas o suspender el Seguro Popular por dos años.

A través de un mensaje de año nuevo, donde reconoció que 2017 será un año de retos que se podrán sortear con unidad, señaló, su gobierno no determinó adoptar esta difícil decisión para no volver a políticas del pasado en donde se optó por mantener artificialmente bajos el precio de las gasolinas. Equiparó esas estrategias como haber dejado quemar dinero al regalar gasolina en detrimento de instrumentar otras políticas sociales de mayor beneficio para la sociedad.

Peña Nieto dijo que de manera previa al alza en los combustibles, el gobierno federal asumió un recorte presupuestal de 192 mil millones de pesos, al tiempo que se eliminaron alrededor de 20 mil plazas laborales de la estructura de gobierno, con lo que se redujo el gasto en sueldos y prestaciones en un monto de 7 mil 700 millones de pesos.

Anunció que de manera adicional, el gobierno pretende reducir el sueldo de los altos mandos de dependencias federales en un 10 por ciento, si bien reconoció que todas estas medidas asumidas por el gobierno federal no anula el peso que tiene adoptar el precio internacional de las gasolinas en México, pues es un cambio difícil. Sin embargo, dijo, como Presidente “mi responsabilidad es tomar decisiones difíciles en el presente para evitar afectaciones mayores en el futuro”.

En este sentido, insistió en que la decisión obedece a la necesidad de preservar la estabilidad de la economía nacional pues de no hacerlo, en el corto plazo las amas de casas resentirían el alza en los precios de los productos, los jóvenes recién graduados no encontrarían empleo o las parejas recién casadas no les alcanzaría para pagar las mensualidades de su casa obtenida mediante créditos pues , aseguró, ese es el costo de la inestabilidad económica.