Crece la presión para que Peña Nieto cancele su visita a Washington

El repudio al muro de Trump es unánime entre políticos, intelectuales y mexicanos de a pie. El presidente mexicano anuncia que en las próximas horas decidirá sobre el encuentro con Trump

25 enero 2017, 10:04 pm

LUIS PABLO BEUREGARD
ORO NEGRO

CIUDAD DE MÉXICO.- Enrique Peña Nieto ha alargado el suspenso que ha creado su polémico encuentro con Donald Trump, previsto para el próximo martes en Washington. “Es mi deber encarar los problemas y enfrentar los desafíos”, dijo el mandatario mexicano la noche de este miércoles en un mensaje publicado en las redes sociales. El presidente ha sido sometido en las últimas horas a una gran presión de los mexicanos para que cancele la reunión después de que el magnate republicano pusiera en marcha el muro en la frontera entre ambas naciones. “Habré de tomar decisiones sobre los siguientes pasos a seguir”, agregó Peña Nieto, sin dejar en claro lo que el país le exigía. El mandatario concluyó su mensaje exigiendo “respeto” para los mexicanos.

El mandatario lamentó y reprobó la decisión de Trump de continuar con sus planes para levantar el muro. “México no cree en los muros”, insistió el presidente y agregó que el país “no pagará” por la obra que se construirá en terrenos de la frontera americana. Peña Nieto informó de que activó la red diplomática para defender a los mexicanos que viven en Estados Unidos. “Los 50 consulados de México se convertirán en auténticas defensorías de los derechos de los migrantes. Nuestras comunidades no están solas”.

El muro de Trump ha unido a México. Las divisiones entre varios sectores mexicanos se difuminaron con la firma del magnate en el decreto que pone en marcha la separación entre Estados Unidos y su vecino del sur. Políticos e intelectuales, gente de la cultura y mexicanos de a pie han repudiado la decisión y solicitaron al Peña Nieto cancelar su visita del 31 de enero.

“Presidente Trump: su muro nos agrede y deja la Estatua de la libertad como leyenda”, escribió Andrés Manuel López Obrador, dirigente del izquierdista Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y puntero rumbo a las presidenciales de 2018. El político, que lleva en campaña desde el año 2006, ha realizado un viraje al centro y solicitó a los mexicanos respaldar a Peña Nieto en su encuentro frente a Trump la próxima semana, donde se discutirá el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). López Obrador dijo que acudirá a los tribunales internacionales por la barda. “Viva la fraternidad”, escribió en Twitter.

Otras voces prominentes del PAN han hecho públicas sus posturas. “Es una ofensa para México… se debe reconsiderar la visita”, dijo Margarita Zavala, aspirante a presidencia, un cargo que su esposo, Felipe Calderón, tuvo de 2006 a 2012. Roberto Gil, expresidente del Senado, dijo que “no tiene ningún sentido” el encuentro del día 31. “Trump dejó claro que la conversación con México será con sus condiciones y sobre su agenda”.

Jorge Castañeda, exsecretario de Exteriores del Gobierno de Fox, dijo que el anuncio de Trump la víspera de la llegada de Videgaray y Guajardo ha sido un “golpe en la cara”. El excanciller se ha sumado a la petición para que Peña Nieto cancele el encuentro. Luis Ernesto Derbez, otro diplomático de primer nivel en la primera presidencia del PAN, escribió en el periódico Reforma que el mandatario mexicano corre el riesgo de salir humillado de la entrevista. Derbez citó el caso de Mitt Romney, que fue crítico con el magnate republicano durante la campaña y después se encontró con el hoy presidente de Estados Unidos solo para ser maltratado.

Enrique Krauze dijo que los mexicanos nunca pagarán la obra de Trump, al que llamó el “monumento a la mentira” y “muro de la infamia”. El historiador ha llamado al Gobierno mexicano a confrontar a Trump en vez de negociar con él y recordó la guerra entre ambos países a mediados del siglo XIX. “México no negoció en 1846 la venta forzada de territorios a USA. México se negó a venderlos. Y nos defendimos. Así hay que actuar”.

El escritor e historiador Héctor Aguilar Camín también aseguró que no existe una coyuntura favorable para que Peña Nieto visite la Casa Blanca. “No recuerdo condiciones peores para un viaje del presidente mexicano a Estados Unidos”.

Peña Nieto canceló ayer in extremis su participación en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que inició hoy en República Dominicana. El canciller Videgaray dijo que esta se debió a motivos de agenda, pero el hecho antecedió el anuncio de Trump de que el miércoles firmaría el decreto que daría vida al muro. El silencio de la presidencia reinó gran parte de día hasta que la presidencia emitió el mensaje del mandatario. Los mexicanos, sin embargo, no encontraron la respuesta que reclamaban.