La Unacar cobró exorbitante “comisión” de 331 millones

La Universidad Autónoma del Carmen, vinculada con La Estafa Maestra, denunciada por Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, fue la que más recursos obtuvo por los 11 convenios con Pemex y Sagarpa. Para cumplir con los servicios, subcontrató ilegalmente a 19 empresas y 1 persona física.

5 septiembre 2017, 10:14 pm

DANIEL SÁNCHEZ
ORO NEGRO

CIUDAD DEL CARMEN.- La Universidad Autónoma del Carmen (Unacar), vinculada con La Estafa Maestra denunciada por Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, subcontrató a 14 empresas y una persona física para llevar a cabo los servicios que convino con Pemex Exploración y Producción, y cinco compañías para ejecutar los convenidos con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

De los mil 157 millones de pesos cobrados por la universidad carmelita, supuestamente pagó 826 millones 438 mil 300 pesos a estos 20 subcontratistas, entre ellos el Grupo Industrial Ahcof México, S.A. de C.V. y Estudios y Servicios Ecológicos y Ambientales de Tabasco, S.A.P.I. de C.V. (ESEAT), que representó el 71.4 por ciento de los recursos, y el resto, 331 millones 241 mil 100 pesos, se lo quedó como “comisión”. La Unacar fue la que cobró la más alta cantidad de las ocho universidades involucradas en este desfalco.

Sin embargo, como reportó en febrero del 2016 la Auditoría Superior de la Federación (ASF), ni la Universidad Autónoma del Carmen, ni las empresas “proporcionaron la información y documentación que acredite que los servicios que presuntamente prestaron están vinculados con los objetos de los convenios”.

La máxima casa de estudios carmelita también señaló que “incurrió en gastos por pagos realizados a personal dependiente de la universidad, para dar cumplimiento a los convenios suscritos con PEP y Sagarpa-Senasica por un importe de 116 millones 558 mil 700 pesos, de los cuales tampoco proporcionó la documentación e información que acredite el pago a este personal”.

“De los recursos federales restantes por un importe de 214 millones 682 mil 300 pesos, la Unacar no presentó documentación comprobatoria de su ejercicio para la ejecución de los servicios convenidos con PEP y Sagarpa-Senasica”, puntualizó la ASF.

El organismo fiscalizador también determinó que “los importes contratados por la Unacar, como parte de sus costos y gastos incurridos, superaron el 49 por ciento del recurso total recibido por los servicios prestados a Pemex–PEP y Sagarpa-Senasica, por lo que la contratación de dichas empresas debió ajustarse a los procedimientos establecidos en el Reglamento de la Ley de Adquisiciones Arrendamientos y Servicios del Sector Público”.

“No obstante, la Unacar no proporcionó información y documentación, tanto justificativa, como comprobatoria, referente al procedimiento de adjudicación que fue utilizado para sus contrataciones”, apuntó.

En su defensa, sobre los convenios de alianza para el intercambio de desarrollo tecnológico e investigación científica que signó con varias empresas, con lo que pretendió enmarcar la subcontratación, la Auditoría manifestó que la institución educativa pretende fundamentar la facultad de celebrar dichos convenios basándose en el artículo 7, inciso n, de la Ley Orgánica de la Universidad.

“Como puede advertirse, la facultad que se otorga a la universidad se limita única y exclusivamente para el efecto de que ofrezca los servicios de capacitación, educación continua, asesoría, asistencia técnica, estudios y análisis especializados e ingeniería en general, desarrollo de investigación, desarrollo de tecnología aplicada y servicios diversos; pero de ninguna manera para llevar a cabo la adquisición, contratación o subcontratación de dichos servicios, por lo que la interpretación que de tal disposición normativa realiza la Unacar se considera desacertada, es decir, no se colman los extremos para poder celebrar convenios en los que las empresas sean las que le proporcionen servicios a la universidad”, explicó.

Multas al rector por no proporcionar información a tiempo

El organismo fiscalizador federal reveló también que “inició el procedimiento para la imposición de una multa al rector de la Universidad Autónoma del Carmen (José Antonio Ruz), por no haber atendido en el plazo y términos solicitados los requerimientos de documentación e información, realizados mediante el oficio número AECF/0297/2015, de fecha siete de mayo de 2015”, y otra “por no haber atendido en el plazo y términos solicitados los requerimientos de documentación e información, realizados mediante el oficio número DGAF/0427/2015, de fecha 27 de abril de 2015”.

También se inició el procedimiento de sanción económica a Ruz Hernández por no proporcionar información sobre una solicitud fechada el uno de julio del 2015.

El 21 de febrero del 2016, Paginabierta.mx publicó que además de estar enredada en el litigio de un contrato con el Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA), por un monto cercano a los 400 millones de pesos, desde 2011, la Universidad Autónoma del Carmen fue señalada por la Auditoría Superior de la Federación por haber firmado 11 convenios con Pemex y Sagarpa, y no justificar mil 157 millones de pesos, que estaría obligada a devolver.

La ASF revisó los contratos, convenios de colaboración y acuerdos específicos suscritos con la administración pública federal para el desarrollo de diversos proyectos, adquisiciones y otros servicios, a través de la auditoría forense: 14-4-99032-12-0206, cuyo objetivo fue fiscalizar los recursos recibidos, “al amparo del artículo 1, párrafo quinto, de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público y las Disposiciones Administrativas de Contratación en Materia de Adquisiciones, Arrendamientos, Obras y Servicios de las Actividades Sustantivas de Carácter Productivo de Petróleos Mexicanos y Organismos Subsidiarios”.

La ASF expresó que la Unacar recibió recursos federales por la celebración de convenios con Pemex-PEP y la Sagarpa-Senasica para realizar diversos servicios, “donde la universidad no garantizó que se llevaran a cabo bajo los criterios de eficacia, eficiencia, economía, transparencia y honradez, que aseguraran al Estado las mejores condiciones disponibles en cuanto a precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias pertinentes”.

La operación financiera en beneficio de Grupo Evya

Para ver como fue el modus operandi de la Unacar, se presenta el caso de la empresa Estudios y Servicios Ecológicos y Ambientales de Tabasco S.A.P.I., filial del Grupo Evya:

“La Unacar manifestó que contaba con la capacidad técnica, material y humana para proporcionar los servicios con calidad y oportunidad, hasta el cumplimiento del objeto del convenio específico, sin embargo, la Unacar proporcionó información y documentación, donde señala que incurrió en costos y gastos realizados con la empresa Estudios y Servicios Ecológicos y Ambientales de Tabasco, S.A.P.I. de C.V. (ESEAT), mediante el convenio de alianza CV/CA/13-88032-CV/026/2013, de fecha 2 de diciembre de 2013, vigente a 2014, a la que pagó un total de 252 millones 754 mil 600 pesos, lo que representó el 73.9 por ciento del recurso recibido por los servicios prestados a Pemex–PEP y le asignó el número de proyecto 13-88032-CV, por “Servicios de consultorías, asesorías técnicas especializadas, estudios, análisis especializados, capacitación y educación continua”, y se observó que el objeto de los servicios no se vincula con los contratados por Pemex-PEP a la Unacar.

“No obstante lo anterior, con la revisión de las facturas proporcionadas por la Unacar de la empresa Estudios y Servicios Ecológicos y Ambientales de Tabasco, S.A.P.I. de C.V. (ESEAT), se verificó que los servicios facturados fueron por gastos administrativos; asesoría de protección ambiental; capacitación de seguridad; análisis de programas para control de residuos, viáticos reembolsables, sin embargo, la Unacar no proporcionó evidencia documental de los servicios, además los conceptos facturados no se vinculan con los contratados por Pemex-PEP a la Unacar.

“De la visita domiciliaria a la empresa ESEAT, se concluyó que:

“a) La factura número 55 de fecha 24 de julio de 2014 por un importe de un millón 377 mil pesos fue cancelada, sin que se aclararan los motivos por los cuales se canceló, ni la manera en que se informó de este hecho a la Unacar, lo cual se contrapone con la documentación proporcionada por la Unacar. Por esto, el monto de dicha factura que soporta los gastos incurridos por la Unacar queda sin valor jurídico y en consecuencia sin documentación comprobatoria del gasto.

“b) No entregó la documentación soporte que avale la ejecución de los servicios, ya que si bien proporcionó las actas de entrega-recepción de trabajos por el periodo del uno de enero al 31 de diciembre de 2014, con sus respectivos generadores, de ellas no se desprende la información suficiente que permita validar de forma específica la prestación de los servicios en los términos y condiciones convenidos, no obstante que fue apercibida de la sanción de la que sería objeto por su incumplimiento.

“De lo anterior, se concluye que la universidad realizó pagos injustificados por los servicios de la empresa Estudios y Servicios Ecológicos y Ambientales de Tabasco, S.A.P.I. de C.V. (ESEAT), toda vez que ni la Unacar, ni la citada empresa, proporcionaron la información y documentación que acredite que los servicios que presuntamente prestó dicha empresa, están vinculados con los costos y gastos incurridos por la Unacar para la prestación de los servicios, en cumplimiento del objeto del convenio específico número 420833837, celebrado con Pemex–PEP.

“Por lo anterior, los recursos públicos obtenidos por la Unacar por la prestación de servicios a Pemex-PEP no fueron administrados con base en criterios de legalidad, eficiencia, eficacia, transparencia y control.

“5.- Asimismo, con el análisis de la información y documentación proporcionada en visita domiciliaria a la empresa Estudios y Servicios Ecológicos y Ambientales de Tabasco, S.A.P.I. de C.V. (ESEAT), se constató lo siguiente:

“a) Con fecha 12 de junio de 2014, mediante el oficio número C.V.0299/2014, el M.H.D. David Osorio Loyo, encargado del despacho de la Coordinación de Vinculación Universitaria de la Unacar, otorgó el consentimiento a Estudios y Servicios Ecológicos y Ambientales de Tabasco, S.A.P.I. de C.V. (ESEAT), para ceder los derechos de cobro del convenio de alianza número CV/CA/13-88032-CV/026/2013, a favor de Inter Banco, S.A., Institución de Banca Múltiple, Intercam Grupo Financiero a la cuenta del fideicomiso F/3026, no obstante que fue hasta el 30 de junio de 2014 cuando se notificó la cesión de derechos de cobro, por el notario número 12, en el municipio de Ciudad del Carmen, es decir 12 días después de la recepción del oficio de autorización de cesión de derechos.

“b) Con el análisis de los estados bancarios de la cuenta de BBVA Bancomer S.A., se constató que la Unacar realizó transferencias bancarias a la cuenta a nombre de Inter Banco, S.A., Institución de Banca Múltiple, Intercam Grupo Financiero del fideicomiso 3026, en la que se depositaron 114 millones 452 mil pesos.

“c) El 23 de mayo de 2013, Grupo Evya, S.A.P.I. de C.V. (acreditado), celebró un segundo contrato de apertura de crédito simple y de prenda mercantil con GE Capital CEF México, S. de R.L. de C.V. (acreedor), en el cual participaron en calidad de fiadores sus empresas afiliadas como sigue: Estudios y Servicios Ecológicos y Ambientales de Tabasco, S.A.P.I. de C.V. (ESEAT), Representaciones y Distribuciones Evya, S.A.P.I. de C.V., Inmobiliaria Caribeña, S.A. de C.V., Bufete de Mantenimiento Predictivo e Ingeniería, S.A. de C.V. y como obligado solidario la persona física (Apoderado de Grupo Evya, S.A.P.I. de C.V., y de los fiadores). Dicho crédito fue para adquirir el 25 de abril de 2013, una embarcación de nombre “Predator” (tipo buque abastecedor), por la cantidad de siete millones 200 mil dólares.

“En dicho contrato, en la declaración I, apartado (p), se puede observar lo declarado por parte de Grupo Evya, S.A.P.I. de C.V., quien para celebrar el contrato de apertura de crédito simple y de prenda mercantil con GE Capital CEF México, S. de R.L. de C.V., señaló que: “(…) Ha celebrado o celebrará directamente o través de sus afiliadas con la Universidad Autónoma del Carmen (la “Unacar”), ciertos convenios de colaboración, de alianza, de asistencia técnica o similares a través de los cuales se prestan o prestarán servicios de asistencia o asesoría técnica a Pemex (los “Convenios Unacar”), cuyos derechos de cobro serán cedidos por el Acreditado o cualquiera de los Fiadores a favor del Acreedor dentro de un plazo de 20 (veinte) días hábiles contados a partir de la fecha en que el Acreedor solicite al Acreditado, en su caso, a cualquiera de los Fiadores”. Esta manifestación refleja que Grupo Evya, S.A.P.I. de C.V., hace alusión a la existencia de los convenios de colaboración, de alianza, de asistencia técnica celebrados con la Unacar, antes de la formalización del Convenio número 420833837 entre Pemex-PEP y la Unacar. Esto representó para dicha persona moral, a través de las empresas filiales, por un lado, la garantía de disponer de recursos económicos a futuro provenientes de los servicios que la Unacar estaba proporcionando a Pemex, y en segundo término, utilizar los convenios celebrados con la Unacar como garantía para que GE Capital CEF, México, S. de R.L. de C.V., otorgara el crédito por siete millones 200 mil dólares a favor de Grupo Evya, S.A.P.I. de C.V., y sus filiales.

“d) El 7 de abril de 2014, celebraron el contrato de Fideicomiso irrevocable de Administración, Garantía y Fuente de Pago, identificado bajo el número F/3026, derivado del Convenio de Reconocimiento de Adeudo con Garantía Fiduciaria, Estudios y Servicios Ecológicos y Ambientales de Tabasco, S.A.P.I. de C.V. (ESEAT), como garante fiduciaria, Representaciones y Distribuciones Evya, S.A.P.I. de C.V., como deudor, una persona física, como obligado solidario, e Inter Banco, S. A., Institución de Banca Múltiple, Intercam Grupo Financiero (Inter Banco), como acreedor; el mismo día siete de abril de 2014, se celebró el contrato de cesión de derechos, mediante el cual Estudios y Servicios Ecológicos y Ambientales de Tabasco, S.A.P.I. de C.V. (ESEAT), cedió a favor del fideicomiso F/3026, administrado por Inter Banco, los derechos de cobro derivados del convenio de alianza para el Intercambio, Desarrollo Tecnológico e Investigación Científica celebrado con la Unacar el dos de diciembre de 2013, con número CV/CA/13-88032,CV/026/2013.

“6.- Además, se constató que la citada empresa también fue contratada por la Unacar como parte de sus costos y gastos incurridos para cumplir con el objeto de otro convenio específico, el número 428819841 celebrado con PEMEX-PEP, mediante convenio de alianza número CV/DAC/CA-014/2012, de fecha 1 de enero de 2012, y con vigencia del 1 de enero de 2012 al 31 de diciembre de 2020, por servicios de “consultorías, asesorías técnicas especializadas, estudios, análisis especializado, capacitación y educación continua”, y, se constató que por dichos servicios, la Unacar le pagó 37 millones 543 mil 200 pesos, de los cuales se detectó que la empresa Estudios y Servicios Ecológicos y Ambientales de Tabasco, S.A.P.I. de C.V. (ESEAT), realizó varias transferencias por un total de ocho millones 471 mil 500 pesos a su empresa filial Representaciones y Distribuciones Evya, S.A.P.I. de C.V., quien también fue contratada por la Unacar y también cedió el 72.1 por ciento del total de sus servicios cobrados en el ejercicio 2014 a la Unacar para cubrir la deuda derivada de la compra de una embarcación.

“De lo anterior, se concluye que la Unacar presumiblemente celebró actos jurídicos con la tendencia de beneficiar a las empresas Estudios y Servicios Ecológicos y Ambientales de Tabasco, S.A.P.I. de C.V. (ESEAT), y Representaciones y Distribuciones Evya, S.A.P.I. de C.V., a las que contrató como parte de sus costos y gastos incurridos para cumplir con el objeto de los convenios específicos números 420833837, 428819841 y 420403815, celebrados con Pemex-PEP, toda vez que ni las citadas empresas, ni la Unacar proporcionaron la información y documentación que acredite los servicios que presuntamente prestaron; adicionalmente, la Unacar autorizó cesiones de derechos de cobro de ambas empresas y transfirió recursos federales a cuentas bancarias que se destinaron para pagar parcialmente y garantizar el adeudo de la empresa Grupo Evya, S.A.P.I. de C.V., por la compra de una embarcación, donde la Unacar actuó como intermediaria para beneficiar a las empresas antes citadas.

“Con motivo de las reuniones de presentación de resultados y observaciones preliminares y de resultados finales y observaciones preliminares, la entidad fiscalizada, mediante los oficios números CG-1022-2015 del 18 de noviembre de 2015, CG-1084-2015 del 8 de diciembre de 2015 y CG-0101-2016 del 25 de enero de 2016, realizó diversas manifestaciones, relativas a la información y documentación proporcionada durante el desarrollo de la auditoría, las cuales fueron revisadas en su oportunidad y con base en las mismas, se emitieron las observaciones; asimismo, del análisis realizado a la información y documentación aportada por la Unacar, se concluyó que proporcionó evidencia suficiente del cobro correspondiente a 10 facturas por un importe de 44 millones 700 mil 800 pesos, y respecto de la factura número 55, la universidad manifestó que “fue incluida de manera errónea en la relación de costos y gastos incurridos 2014” y comprobó que no fue pagada, por lo que se solventan parcialmente las observaciones señaladas”.

Más información en:

http://paginabierta.mx/otro-escandalo-en-la-unacar-ahora-por-1157-millones/