Las nuevas restricciones a la gestación subrogada en México dejan a decenas de familias en el limbo

Tabasco, donde la gestación subrogada ha sido legal desde 1997, se convirtió en el corazón de esta práctica después de que India cerró sus puertas —primero a las personas homosexuales y luego a los futuros padres extranjeros— a partir de 2013. Luego le siguió Tailandia.

27 marzo 2017, 9:19 pm


ORO NEGRO

VILLAHERMOSA.- Después de años de desearlo y de muchísimos gastos, en diciembre Michael Theologos se convirtió en padre cuando una madre subrogada dio a luz a su hijo en una clínica en esta ciudad mexicana. Theologos lloró de emoción mientras cortaba el cordón umbilical.

Luego comenzaron los problemas.

Al día siguiente, llegaron unos oficiales al hospital y se llevaron al bebé, Alexandros, bajo custodia. Dijeron que Theologos, un habitante de la ciudad de Nueva York, había roto una nueva ley que prohíbe a las madres subrogadas de Tabasco embarazarse de niños de extranjeros.

Theologos, de 59 años, no vio de nuevo a Alexandros durante casi seis semanas, hasta después de que demandó al gobierno estatal.

“Tu sueño se cumple y luego viene alguien y se lleva todo”, dijo Theologos, quien pagó 55.000 dólares a una agencia para la gestación subrogada. Por teléfono, desde Queens, añadió: “Se me vino el mundo encima”.

Theologos y su hijo están entre una decena de familias extranjeras enredadas en una batalla legal sobre cómo aplicar las nuevas restricciones a la gestación subrogada en Tabasco, que durante muchos años fue el único estado de México que permitía a extranjeros contratar a madres subrogadas.

Hasta que los legisladores tabasqueños cambiaron el código civil para limitar la gestación subrogada, ahora solo posible para mexicanos heterosexuales, a partir del 16 de enero de 2016.

Decenas de familias cuyos bebés aún no nacen enfrentarán la misma problemática que Theologos, dijeron autoridades y abogados. El embrollo subraya las complejidades legales de la gestación subrogada comercial, según especialistas.

“Es un área increíblemente difícil de regular”, dijo Sam Everingham, director global de Families Through Surrogacy, un organismo sin fines de lucro con sede en Sídney que organiza seminarios y comparte información en internet.

El modelo en el que los futuros padres provenientes de países ricos contratan a madres subrogadas en naciones más pobres —y con menos regulaciones— “no es sostenible”, aseveró.

La gestación subrogada se extendió en todo el mundo durante la década pasada, cuando las normas de adopción se hicieron más estrictas. Sin embargo, varios de los mercados florecieron para luego cerrarse abruptamente para los extranjeros o personas que no son parte de matrimonios heterosexuales; los padres a menudo quedan atrapados en una desordenada transición de una ley a otra.

Tabasco, donde la gestación subrogada ha sido legal desde 1997, se convirtió en el corazón de esta práctica después de que India cerró sus puertas —primero a las personas homosexuales y luego a los futuros padres extranjeros— a partir de 2013. Luego le siguió Tailandia.

En Tabasco, las nuevas restricciones cerraron una lucrativa puerta a cientos de mujeres en un estado donde se han perdido miles de empleos en la industria petrolera y la tasa de desempleo, de más del siete por ciento, es la más alta de México.

“Aquí no hay oportunidades”, dice Mariana, de 34 años, una vendedora desempleada que dio a luz a gemelos para un hombre australiano el año pasado. Como otras madres subrogadas entrevistadas para este artículo, no quiso que se usara su nombre completo. Mariana dijo que el embarazo, por el cual le pagaron cerca de 10.000 dólares, fue su “única oportunidad de salir adelante”.

El mercado aquí nunca fue tan grande como los de India y Tailandia. El gobierno calcula que cerca de cien bebés nacieron al año de madres subrogadas entre 2013 y 2016; los académicos y activistas dicen que podrían haber sido hasta 500 al año.

Michael Theologos con su hijo, Alexandros. El bebé nació de una madre subrogada en Tabasco y las autoridades mexicanas lo retuvieron durante varias semanas. CreditTodd Heisler/The New York Times

El cambio en Tabasco fue justificado por funcionarios con el argumento de que los extranjeros habían abusado del sistema. Sin ofrecer evidencia, el coordinador de asuntos jurídicos del gobierno estatal Juan José Peralta Fócil afirmó que las autoridades creen que algunos padres tenían la intención de traficar con los órganos de sus hijos o de usarlos para pornografía.

Carolin Schurr, profesora adjunta de Estudios Transculturales en la suiza Universidad de San Galo y que ha estudiado la gestación subrogada en Tabasco, indicó que el mercado mexicano sí ha tenido su dosis de escándalos. Pero que hablar de abuso es un intento de cubrir la inquietud oficial ante el hecho de que parejas homosexuales contraten a mujeres tabasqueñas. Calcula que cerca del 70 por ciento de los clientes de la gestación subrogada en Tabasco han sido extranjeros gays.

“El asunto es más en contra de las familias homosexuales”, afirmó.

En diciembre, el registro civil de Tabasco comenzó a negarse a emitir actas de nacimiento a los niños nacidos por gestación subrogada. Sin acta de nacimiento, los niños no pueden recibir un pasaporte para salir de México.

“No les daremos actas de nacimiento. Deben demandar”, dijo Peralta, el funcionario de Tabasco. Señaló que seis familias están a la espera de conseguir las actas y que cerca de cien bebés de gestación subrogada vienen en camino; los abogados dicen que la cantidad es más bien de 30 o 40.
Algunas familias han demandado con éxito al registro civil por sus actas de nacimiento, dijeron sus abogados. En otros casos, han intervenido las embajadas extranjeras.

Theologos, el único padre al que separaron de su hijo, contrató a tres abogados distintos pero su caso no progresaba. A finales de enero, tomó su caso el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), un organismo sin fines de lucro que defiende los derechos reproductivos. El grupo presentó un habeas corpus basado en que Alexandros había sido retirado a la fuerza, explicó Anel Ortega, una abogada que trabaja para GIRE. Theologos recuperó a su hijo, concebido con un óvulo donado que luego se implantó en la matriz subrogada, el 31 de enero y los dos dejaron México tres semanas después.

Julien Brosse, un técnico laboratorista de La Rochelle, Francia, cuyo hijo, Martin, nació el 16 de diciembre, demandó al registro civil a mediados de marzo después de tres intentos de conseguir su acta de nacimiento. Josefa Pérez Pérez, la abogada de Brosse, dijo que podría tener que esperar varias semanas para el juicio.

“Quieren convertirnos en un ejemplo”, dijo sobre las autoridades. “Quieren que tengamos miedo”. En lo que espera información, habla por Skype con su esposo y su hijo de 18 meses, que nació también por una madre subrogada en Tabasco.

Así mismo, las autoridades quieren asustar a las madres subrogadas, dicen los activistas. Beatriz, la mujer que dio a luz al bebé de Theologos, está siendo objeto de una investigación por tráfico de menores, de acuerdo con Ortega, del GIRE. Otra madre subrogada, que pidió no ser identificada, dijo que había recibido tres visitas de trabajadores sociales entre diciembre y febrero, y se mudó por el miedo.

Los expertos en gestación subrogada y las gestantes afirman que la prohibición hacia los extranjeros simplemente hará que el comercio se haga clandestinamente. Una mujer embarazada de cinco meses con el hijo de un extranjero dijo que conocía a varias que también estaban embarazadas de bebés de extranjeros de manera subrogada.

“Va a continuar de alguna u otra manera”, dijo la Dra. Schurr, de la Universidad de San Galo.

La única manera de desincentivar a las personas que desean una familia de recurrir a mercados no regulados es hacer leyes más favorables en Europa y Norteamérica, sostienen los expertos. Algunos lugares de Estados Unidos, entre ellos California, permiten la gestación subrogada, que puede costar 180.000 dólares e implica esperar por mucho tiempo.

“Los gobiernos deben crear un mejor acceso a la gestación subrogada dentro de sus propios países”, dijo Everingham, de Families Through Surrogacy. Las políticas restrictivas “empujan a la gente a involucrarse en mercados extranjeros y caer en riesgos”.

Pese a las dificultades, Theologos planea llevar a Alexandros de vuelta a México para que pueda ver a Beatriz. “Siempre será la madre de mi hijo”, dijo. “Quiero que conozca sus raíces”. Fuente NYT