Desabasto, si no se invierte en refinación; alerta de la auditoría superior

Hay riesgo de que el suministro de gasolina y diésel dependa de la disponibilidad y condiciones del mercado externo, en detrimento de los precios

3 noviembre 2017, 12:57 pm

TANIA ROSAS/VANESSA ALEMÁN
ORO NEGRO

CIUDAD DE MÉXICO.- La falta de inversión en infraestructura del Sistema Nacional de Refinación (SNR) puede poner en riesgo el abasto de gasolinas y diésel por parte de Pemex y acarrear graves consecuencias sociales, advirtió la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Tampoco se ha podido avanzar en la reconfiguración de refinerías por lo que, de seguir las deficiencias, también se corre el peligro de que el SNR no sea competitivo en el modelo de mercado abierto que fomenta la Reforma Energética, agrega.

Esto agravaría las pérdidas de Pemex y pondría en peligro su viabilidad como empresa productiva del Estado, escenario en el que el abasto dependería de la disponibilidad y condiciones del mercado externo, en detrimento de la seguridad energética y con efecto negativo en los precios.

De la auditoría número 482-DE a Pemex Transformación Industrial se concluye que en 2016 “en cuanto al abasto de gasolina, 37.7% se cubrió con producción nacional, cifra inferior en 26.7% a la meta de 51.4%.

Respecto del diésel, 55.9% de la demanda se satisfizo con producción interna, proporción menor en 18.8% a la meta de 68.8%, por lo que no cumplió con las metas de producción nacional de sus dos principales productos”.

Advierten desabasto  de gasolinas

La falta de inversión en infraestructura para refinación pone en riesgo la competitividad de Pemex, asegura la ASF.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) alertó sobre la falta de inversión en infraestructura del Sistema Nacional de Refinación (SNR), lo que puede poner en riesgo el abastecimiento de gasolina y diésel por parte de Pemex y traer consigo graves consecuencias sociales.

“La situación actual de la infraestructura productiva del Sistema Nacional de Refinación muestra que no se ha avanzado en su modernización ni reconfiguración, situación que limita la capacidad de la empresa (Pemex) para incrementar la producción de gasolinas y diésel de manera rentable y puede poner en riesgo su contribución al abastecimiento de estos combustibles para la producción y transporte de bienes y de servicios, así como para satisfacer las necesidades de movilidad de la población en el país”, precisó en la auditoría número 482-DE que le hizo a Pemex Transformación Industrial.

La auditoría publicada por la ASF concluyó que esta falta de inversión también obstaculiza que la empresa productiva del Estado cumpla su misión de generar valor económico, lo cual repercutiría negativamente en su participación en estrategias nacionales para impulsar el crecimiento económico, las actividades industriales y las de transporte.

De continuar con las deficiencias presentadas en las seis refinerías operadas por Pemex, también se corre peligro de que el SNR no resulte competitivo en el modelo de mercado abierto que fomenta la Reforma Energética.

En consecuencia, acotó, esto agravaría las pérdidas netas de Petróleos Mexicanos y pondría en peligro su viabilidad como empresa productiva subsidiaria, escenario en el que el abastecimiento de las necesidades internas de combustibles dependería de la disponibilidad y condiciones del mercado externo, en detrimento de la seguridad energética y con efectos negativos en los precios de dichos combustibles en el país.

“Se comprobó que, en 2016, para la operación de las seis refinerías que integran el SNR, se ejerció un total de 13 mil 598 millones 436 mil pesos en el programa B001, cifra superior en 9.6% al original; mientras que para el mantenimiento de la infraestructura se ejerció un total de tres mil 739 millones 111 mil 800 pesos en el programa K027, cantidad inferior en 56.5% al original”, detectó.

No llegan a la meta

La ASF, a cargo de Juan Manuel Portal, detectó que Pemex cumplió con la demanda interna de gasolina y diésel, pero la producción nacional no llegó a la meta.

“Con la revisión se constató que, en 2016, Pemex Transformación Industrial satisfizo en 99.2% la demanda interna de gasolinas y en 100% la de diésel. En cuanto a la gasolina, 37.7% se cubrió con producción nacional, cifra inferior en 26.7% a la meta de 51.4% y, respecto del diésel, 55.9% de la demanda se satisfizo con producción interna, proporción menor en 18.8% que la meta de 68.8%, por lo que no cumplió con las metas de producción nacional de sus dos principales productos”, recalcó.

Además, en 2016, la empresa productiva del Estado registró una pérdida neta en sus operaciones por 62 mil 486 millones 500 mil pesos, pero no se pudo determinar si esta merma está relacionada con la cadena de valor de las gasolinas y el diésel, debido a que careció de registros de los gastos para el transporte y almacenamiento de dichos combustibles.

“Estos resultados se debieron principalmente a retrasos en la modernización, reconfiguración y rehabilitación de la infraestructura; al incremento de los paros no programados, que provocaron la pérdida de una de cada cuatro horas hábiles; a la utilización de sólo 56.9% de la capacidad instalada; al decremento en el rendimiento de gasolinas y diésel por barril de petróleo procesado; y a los elevados índices de intensidad energética y de personal equivalente, que fueron 3.5% y 176.9% superiores a los referentes internacionales, respectivamente”, concluyó en el dictamen la Auditoría Superior.

“Esta situación, que se agudizó a partir de la puesta en marcha de la Reforma Energética, pone en riesgo la operación del Sistema Nacional de Refinación y limita la capacidad de Pemex Transformación industrial para competir en un mercado abierto y cumplir su misión de generar valor económico”, añadió.

SFP vigilará respuestas a observaciones   

La Secretaría de la Función Pública (SFP) dará vigilancia y seguimiento a las observaciones de la Cuenta Pública que presentó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

La dependencia implementó “un enfoque de fortalecimiento de control interno y mejora de la gestión, vinculadas a coadyuvar al cumplimiento de objetivos y metas institucionales”, señaló.

En un comunicado indicó que también implementará medidas de coordinación y colaboración, a fin de contribuir a un adecuado ejercicio de recursos públicos.

Reconfigurar refinerías, prioridad para la Sener

El lunes pasado, un día antes de que el auditor superior, Juan Manuel Portal, diera a conocer la segunda parte de los informes individuales de la fiscalización superior de la Cuenta Pública de 2016, el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, dijo en la Cámara de Diputados que la prioridad de Petróleos Mexicanos (Pemex) es la reconfiguración de tres refinerías de las seis que tiene.

“Uno de los problemas que ha tenido la refinación en México es que nuestras refinerías fueron construidas para procesar crudos ligeros, porque, cuando se hicieron, ésa era la característica de nuestro crudo. Ahora, mayoritariamente, el crudo que produce nuestro país es pesado y eso le resta eficiencia a las refinerías. Se han reconfigurado tres y actualmente estamos reconfigurando Tula”, explicó.

Expuso que, ahora, Pemex puede salir a buscar capitales privados y reconfigurar las refinerías de Salina Cruz y Salamanca, lo que optimizaría su capacidad de refinación.

En contraste declaró que hay al menos 230 permisos de importación de gasolina a cerca de 196 empresas. Excelsior