Gerald Washington presuntamente protegía al “Z-43” cuando fue alcalde

Herrera Castellanos negó tener nexos con la organización criminal, aunque también se vieron envueltos varios de sus colaboradores. Sin embargo, las autoridades federales investigan supuestas relaciones políticas con el narcotraficante.

11 febrero 2018, 5:52 pm

REDACCIÓN
ORO NEGRO

CDMX. El gobierno federal investiga a funcionarios, ex servidores públicos y políticos que presuntamente conformaron el círculo de protección institucional y autorizaron la operación con impunidad por años de José María Guízar, alias ‘El Z-43’, identificado como el último líder de Los Zetas.

Un informe de inteligencia por parte del gabinete de seguridad nacional señala que autoridades de los estados de Tabasco, Michoacán, Veracruz y Chiapas fueron cooptadas por el presunto dirigente criminal, detenido esta semana en la colonia Roma, de la delegación Cuauhtémoc.

En la indagatoria participan distintas dependencias federales, que también analizan si la estancia de más de seis meses en la Ciudad de México de ‘El Z-43’ también contó con algún tipo de seguridad y apoyo de elementos de corporaciones locales.

Tras la captura de Guízar, las divisiones de inteligencia del gobierno mexicano reabrieron la investigación respecto de la probable relación entre el líder delincuencial con el exalcalde de Huimanguillo, Tabasco, Gerald Washington Herrera Castellanos, que data del 2012.

Dentro de la averiguación previa SEIDO/UEIDCS/183/2012 se establece que Mauricio Guízar Cárdenas, alias ‘El Amarillo’ y primo de ‘El Z-43’, dio al exedil camionetas de lujo durante su campaña para el municipio a cambio de “favores”.

Herrera Castellanos negó tener nexos con la organización criminal, aunque también se vieron envueltos varios de sus colaboradores. Sin embargo, las autoridades federales investigan supuestas relaciones políticas con el narcotraficante.

El informe del gobierno de la República retomó la versión de presuntos vínculos del exlíder zeta con Genaro Guízar Valencia, presidente municipal de Apatzingán, Michoacán, en el periodo 2008-2011.

El exedil estuvo en la cárcel casi un año, y fue liberado en 2010 por falta de pruebas sobre la presunta coparticipación.

Por otra parte, también están bajo indagación varios funcionarios de Veracruz y Chiapas, principalmente de dependencias de justicia y policiales, que presuntamente dieron protección al líder regional de Los Zetas.

De acuerdo con las autoridades, para llevar a cabo sus actividades ilícitas, El Z43 tuvo “la aparente complicidad de otras autoridades locales y federales, quienes le alertaban de los operativos para que pudiera escapar o evitar que sus cómplices fueran detenidos”.

También indicaron que hay investigaciones relacionadas con servidores públicos de Tabasco, Veracruz y Chiapas.

‘El Z-43’ está vinculado en al menos 17 averiguaciones previas que inició la Procuraduría General de la República (PGR), además de los cargos por los que el gobierno de Estados Unidos busca que sea extraditado.

La mayoría de las indagatorias están radicadas en la Subprocuraduría Especializada de Investigación en Delincuencia Organizada (Seido).

Fuente: Milenio