Prisión para dos ex gerentes de Petrobras

Márcio de Almeida Ferreira fue condenado a 10 años y 3 meses de prisión en régimen cerrado, además de tener que pagar una multa diaria durante 110 días establecida en 4 mil 400 reales diarios (mil 375 dólares).

5 febrero 2018, 7:26 pm

REDACCIÓN
ORO NEGRO

RÍO DE JANEIRO.- El juez federal Sergio Moro, responsable en primera instancia de la gigante trama de corrupción alrededor de la petrolera estatal brasileña Petrobras, condenó hoy a prisión a dos ex gerentes de la empresa por corrupción pasiva y lavado de dinero, informaron hoy fuentes oficiales.

Edison Krummenauer y Márcio de Almeida Ferreira, ambos ex gerentes de Petrobras, están acusados de haber recibido cerca de 30 millones de reales (9.3 millones de dólares) en ventaja indebida de manos de dos empresarios y un ex ejecutivo de la constructora Andrade Gutiérrez, que fueron condenados por lavado de dinero y corrupción activa en el mismo proceso.

Márcio de Almeida Ferreira fue condenado a 10 años y 3 meses de prisión en régimen cerrado, además de tener que pagar una multa diaria durante 110 días establecida en 4 mil 400 reales diarios (mil 375 dólares).

Por su parte, Edison Kummenauer fue sentenciado a nueve años y cuatro meses de prisión, de los que cumplirá seis meses en régimen cerrado y otros seis en régimen domiciliario, y dos años prestando servicios comunitarios.

Además, los empresarios Paulo Roberto Gomes y Marivaldo do Rozario Escalfoni fueron condenados a 14 años y 3 meses de prisión, y sus empresas tuvieron valores y bienes confiscados por 29.6 millones de reales (9.25 millones de dólares), que serán devueltos a Petrobras.

Ya el ex ejecutivo de Andrade Gutiérrez, Luiz Mário da Costa Mattoni, fue condenado a 8 años de prisión en régimen semiabierto.

Todos ellos están acusados de haber desviado dinero en varios contratos de Petrobras para la realización de varias obras.

Según la denuncia, las empresas de Gomes y Do Rozario realizaron contratos falsos con constructoras que prestaban servicios a Petrobras, incluyendo Andrade Gutiérrez, Odebrecht, Carioca Engenharia y Queiroz Galvao, todas ellas de las principales del sector en Brasil.

El objetivo era obtener informaciones privilegiadas de procesos de licitación de Petrobras y sobornar a los dirigentes y empresarios involucrados.

Los contratos obtenidos en este esquema superan los 100 millones de reales (33 millones de dólares).