Odebrecht, la constructora brasileña que sobornó a todo un continente

La constructora brasileña tenía hasta un "departamento de sobornos" para hacer sus operaciones tal y como lo bautizó el Departamento de Justicia de EU. Los pagos fraudulentos recorrieron toda América Latina: repartió 788 millones de dólares y se hizo con unos 3.336. La mayor parte de los detenidos y señalados en esta trama de dimensiones continentales son hombres cercanos al poder

22 enero 2018, 9:52 pm

Javier Biosca Azcoiti
Cristina Armunia Berges
ORO NEGRO

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde su “departamento de sobornos”, tal y como lo calificó el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el gigante brasileño de la construcción Odebrecht logró meterse en el bolsillo a prácticamente todo un continente.

Durante 15 años la constructora diseñó la “mayor trama de soborno extranjero de la historia”, según se describió en la investigación norteamericana, y repartió unos 788 millones de dólares (660 millones de euros) a partidos políticos y miembros de gobiernos a cambio de conseguir contratos de obras públicas que generaron unos beneficios de aproximadamente 3.336 millones de dólares.

Tras la investigación, el reconocimiento de culpa y el acuerdo firmado entre la compañía, Brasil, Suiza y Estados Unidos, la empresa fue condenada en abril a pagar 2.600 millones de dólares en multas: 93 millones para EEUU, 116 para Suiza y unos 2.390 para Brasil.

El escándalo Odebrecht ha hecho temblar a gobiernos enteros a lo largo y ancho de América del Sur. Su cúpula empresarial ha confesado los delitos y la constructora está sufriendo las consecuencias: antes del escándalo, Odebrecht tenía más 180.000 empleados en 21 países y unos ingresos de más de 40.000 millones de dólares. En 2016, los ingresos habían caído a 26.000 millones y el número de empleados no llegaba a 80.000.

Brasil
Brasil es el país donde más trabajó el “departamento de sobornos” con unos 349 millones de dólares en cohechos. Al menos un tercio de los ministros de Brasil están bajo investigación, incluido el ministro de Exteriores y el jefe de gabinete del presidente Michel Temer.

El propio Temer ha sido citado a declarar después de que trabajadores de Odebrecht confesasen haber realizado donaciones ilegales a su campaña. El expresidente de la compañía, Marcelo Odebrecht, también confesaron haber realizado estas donaciones a la expresidenta Dilma Rousseff. Los fiscales también acusan al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva de supervisar la trama por la que Odebrecht pagó más de 22 millones de dólares a la petrolera brasileña Petrobras.

El expresidente de la compañía, Marcelo Odebrecht, fue condenado a 19 años de cárcel, aunque solo ha cumplido dos años y medio y ya se le ha concedido el arresto domiciliario. Pasará el resto de la condena en su mansión de Sao Paulo. Solo en Brasil, la difusión de los testimonios de los exdirectivos de Odebrecht hizo que la Corte Suprema autorizara la apertura de 76 investigaciones contra casi cien políticos aforados.

Venezuela

“Él pidió 50 millones de dólares y yo acepté pagarle 35 millones”, confesó el presidente de Odebrecht en Venezuela, Euzenando Azevedo, sobre su reunión con un representante de Nicolás Maduro tras la muerte de Hugo Chávez. “Lo que yo le pedí es que el candidato [Maduro], si ganaba, mantuviese nuestras obras como prioritarias”.

Según la investigación, Venezuela fue el segundo país que más sobornos recibió del gigante Odebrecht: 98 millones de dólares. Sin embargo, la exfiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, que huyó del país en agosto del año pasado tras ser destituida, ha acusado a Odebrecht de pagar 100 millones de dólares al vicepresidente del partido de Maduro, Diosdado Cabello. Ortega también ha denunciado que un alto tribunal venezolano está bloqueando la investigación que afecta directamente al presidente Maduro.

República Dominicana
La compañía también ejerció su poder en República Dominicana. El país caribeño recibió 92 millones en forma de soborno que se transformaron en 163 millones de beneficios. Según los datos que maneja la investigación estadounidense, República Dominicana es el tercer país que más dinero ilegal recibió a cambio de obras públicas.

El 19 de mayo del año pasado, el procurador general del país acusó a 14 personas (todos hombres) y solicitó al Congreso que levantase la inmunidad parlamentaria de algunos cargos. La mayoría de los señalados, como en el resto de países, son políticos o figuras muy cercanas al poder.

Temístocles Montás Domínguez, ministro de Industria y Comercio, fue uno de los detenidos dentro del entramado corrupto. También dos senadores, Julio César Valentín Jiminián y Tommy Alberto Galán Grullón, y el diputado Alfredo Pacheco Osoria.

Panamá
Odebrecht destinó a Panamá 59 millones de dólares en sobornos. La Fiscalía panameña ha abierto 26 investigaciones de proyectos desarrollados en el país por la constructora desde el año 2004. En esas investigaciones se ha procesado a 62 personas y se han embargado 56 millones de dólares entre bienes y dinero en efectivo.

El abogado de Odebrecht, que se encuentra en libertad provisional en España, declaró a El País que la compañía intentó regalarle en 2014 un avión al expresidente Ricardo Martinelli, aunque este lo rechazó. “La empresa quería quedar bien con Martinelli y con el candidato de su partido, que concurría a las elecciones generales de 2014”, confesó. También ha reconocido que Odebrecht realizó pagos a familiares y personas cercanas al presidente Juan Carlos Varela.

Ecuador
En Ecuador la investigación se centra en tres obras públicas que se llevaron a cabo entre 2007 y 2016: el Metro de Quito, el Trasvase Santa Elena y la Ruta Viva I y II. Según el Departamento de Justicia de EEUU, la empresa brasileña hizo pagos fraudulentos por un valor de 35,5 millones para obtener a cambio unos beneficios de 116 millones.

El vicepresidente Jorge Glas y su tío, Ricardo Rivera, son los dos principales señalados en el país. El pasado 7 de diciembre la Fiscalía sentencio al político con la pena máxima por delito de asociación ilícita en calidad de autor que fija seis años de prisión.

El Tribunal de la Corte Nacional de Justicia en Quito sostuvo que Glas recibió unos 13,5 millones de dólares en sobornos por parte de Odebrecht para que adjudicase una serie de contratos de obra mientras fue ministro de Sectores Estratégicos entre los años 2010 y 2012, durante el mandato de Rafael Correa.

Argentina
En Argentina fueron a parar unos 35 millones de dólares, aunque algunos medios sostienen que esta cifra es considerablemente superior. Odebrecht sobornó a políticos y funcionarios para conseguir al menos tres proyectos de infraestructura, lo que le reportó a la empresa beneficios de unos 278 millones de dólares. El principal señalado en Argentina es Julio de Vido, diputado y exministro de Planificación durante el gobierno de Cristina Fernández. Ha negado cualquier vínculo con la constructora.

Perú
La investigación calcula que el “departamento de sobornos” de Odebrecht destinó en Perú unos 29 millones de dólares. Perú ha emitido una orden de detención contra el expresidente Alejandro Toledo (2001-2006) por haber aceptado supuestamente 20 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña. Toledo está escondido en Estados Unidos y el gobierno de Perú ha prometido una recompensa de 30.000 dólares por información que lleve a su detención.

El expresidente Ollanta Humala (2011-2016) y su esposa están en prisión preventiva por recibir presuntamente tres millones de dólares para su campaña. “Aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita” (Aumentar a Keiko 500 y yo la visitaré), rezaba una nota intervenida en la agenda telefónica de Marcelo Odebrecht.

El expresidente de la empresa ha confirmado que la constructora financió con “probablemente 500.000 dólares” la campaña de la opositora Keiko Fujimori. También ha confirmado que las siglas AG que aparecieron en su teléfono hacen referencia a Alan García, otro expresidente del país.

Incluso el actual presidente de Perú, Pedro Pablo Kuckzynski, ha estado a punto de ser destituido por el Parlamento a causa de las supuestas relaciones entre la brasileña Odebrecht y empresas de su propiedad o con las que está directamente relacionado.

Guatemala
La trama corrupta llegó a Guatemala en forma de 18 millones para conseguir el contrato de cuatro carriles de la carretera CA-2 Occidente, en la costa del país y que llega hasta la frontera mexicana. La firma brasileña se embolsó 34 millones y las irregularidades se produjeron entre los años 2013 y 2015, durante la presidencia de Otto Pérez Molina, que fue imputado formalmente en julio de 2016.

Colombia
Colombia está en el final de la lista de pagos irregulares por parte de Odebrecht. En total, la firma invirtió 11 millones en pagos opacos y obtuvo alrededor de 50 millones. Los detenidos en el país han sido Gabriel Ignacio García Morales, exviceministro de Transporte, Otto Nicolás Bula, excongresista, y los empresarios Andrés Alberto Cardona y Enrique José Ghisays Manzur.

El Consejo Nacional Electoral investiga las campañas presidenciales de Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuluaga en 2014, aunque los dos niegan haber recibido ningún pago.

México
Finalmente, el país que menos dinero recibió de la compañía brasileña a cambio de contratos fue México. El principal señalado es Emilio de Lozoya, exdirector de la petrolera estatal Pemex e integrante del partido gobernante PRI.

Los sobornos ascendieron a 10,5 millones de dólares y tuvieron lugar entre los años 2010 y 2014, suma con la que Odebrecht consiguió 39 millones gracias a estas tres obras: el proyecto Etileno XXI Braskem, los Ramones Fase II Norte y la Refinería de Tula.