Corrupción y ahora falsificación en Pemex

22 enero 2018, 7:06 pm

DARÍO CELIS
ORO NEGRO

El 19 de enero la Dirección Jurídica de Pemex recibió una carta en la que se denuncia la cancelación de un embargo contra Conjunto de Servicios Industriales (CSI), empresa que no contaba con la experiencia para cumplir el contrato 640905805 otorgado por Pemex Exploración.

Gracias a los buenos oficios de este proveedor, supuestamente falsificaron información para frenar dicho embargo ordenado en los oficios 5694 del 12 de diciembre pasado y número 4 del 3 de enero de este año.

Las compañías que realmente ejecutaron las obras y que lograron el embargo para detener las anomalías de CSI, además de que se quedaron en el limbo jurídico, todavía no reciben el pago respectivo, situación que llevará a diversas denuncias en contra de quien resulte responsable.

CSI, representada por Enrique Fragoso Méndez, ganó más de 50 contratos entre 2006 y 2015, por montos desde 200 mil pesos hasta 66 millones, pero su suerte cambió el 31 de julio de 2015, ya que, de forma inexplicable, le adjudicaron de manera directa 608 millones de pesos.

Las firmas afectadas explican en un texto dirigido a Jorge Eduardo Villatoro que, “de manera sorpresiva, José Rolando Quevedo Tiburcio se presentó al Juzgado Cuarto Civil llevando en mano un oficio dirigido a la Subgerencia, supuestamente librado, en el que se ordenaba la cancelación del embargo”.

Según otros grupos involucrados en el litigio, al verificar estos documentos la autoridad judicial hizo del conocimiento que eran apócrifos, lo que ignoró la Subgerencia de Servicios Jurídicos Región Sureste, ya que, a través de Quevedo Tiburcio, “ejecutó este falso oficio cancelando así el embargo”.

“Es claro que la empresa CSI cuenta con contactos lo suficientemente poderosos y corruptos al interior de la Subgerencia en cuestión, quienes, en conclusión, han desacatado las órdenes judiciales”, afirma el texto enviado a la Dirección Jurídica de Pemex.

Esta situación sorprendió al equipo de Carlos Treviño, titular de Pemex, por lo que llegarán hasta las últimas consecuencias para acabar con este grupo de funcionarios que intentan ayudar a proveedores que no cumplen con los contratos, lo que impacta a la producción y operación de PEP.

Todo esto se da en el contexto de un contrato que se firmó con el objetivo de la terminación de la ingeniería, procura, construcción y puesta en operación de los procesos de separación, estabilización, deshidratación y desalado de crudo, tratamiento e inyección de agua congénita para la batería de Cárdenas Norte.

Cabe destacar que no es la primera vez que CSI es denunciada, pues en otras ocasiones se han hecho señalamientos de que no cuenta con la especialización ni la infraestructura necesaria para realizar la obra de este contrato, motivo por la cual se ha retrasado más de un año para cumplir con el proyecto.

Si quiere saber quién ayuda a CSI, pregúntele a Erick Legorreta, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Petróleo, quien, además de ser amigo de Froylán Gracia, el brazo derecho de Emilio Lozoya, es alguien que, curiosamente, siempre aparece para defender a este pésimo proveedor.

UNIFOR MIENTE

Resulta que el sindicato privado más importante de Canadá, Unifor, propiedad de Jerry Dias, quien anduvo promoviéndose como adalid de la legalidad hace un mes en terrenos de la empresa Minera Media Luna, propiedad de la canadiense Torex Gold, que dirige Fred Stanford, además de tener un doble discurso, no respeta ni al gobierno canadiense de Justin Trudeau y decidió desafiliarse del Congreso Laboral Canadiense.

La decisión, según un comunicado del mismo sindicato, es debido a su “preocupación por los sindicatos con base en Estados Unidos que pisotean los derechos de los trabajadores y su derecho democrático a elegir su propia representación o expresar su desacuerdo”.

Hay que recordar que Dias, mientras estuvo en México, en sus propias palabras retó “al Presidente de México: ¡asegúrate de sacar a la CTM de la mina! Estoy retando (también) al CEO (de la empresa Torex Gold): ¡reconoce al Sindicato Nacional de Mineros!”, demostrando su poco interés en que los obreros voten por el sindicato que mejor les convenga y exigiendo la imposición de los mineros de Napoleón Gómez Urrutia.

Aquí hay varias preguntas que sería interesante que respondiera Unifor: ¿Qué utilidad tiene que se desafilien en Canadá debido a temas laborales en Estados Unidos?; ¿Unifor está consiente de que cada nación es libre y soberana y, por tanto, no tiene derecho a entrometerse en sus procesos legales?; ¿a quién quiere engañar con un doble discurso en el que exige libertad de asociación, la cual no respeta cuando no le es favorable?

Y una última: ¿por qué en México apoya al sindicato minero de Napito, quien, a través de su delegado en Guerrero, Indalecio Pérez Morones, ha sido enfático al asegurar que no les interesa que los trabajadores de Minera Media Luna tengan un proceso legal y legítimo de votación y exigen que se otorgue por imposición unilateral y sin voto de los trabajadores la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo a los napistas? Excelsior