Las nuevas sanciones de la ONU contra Pyongyang apuntan al petróleo

El Consejo de Seguridad ya ha prohibido las exportaciones norcoreanas de carbón, hierro, plomo, textiles y productos de mar, y limitado las sociedades. Y, además de las restricciones a la importación de productos petroleros, prohibió las importaciones de gas natural licuado.

22 diciembre 2017, 8:05 pm

REDACCIÓN
ORO NEGRO

NUEVA YORK.- El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó este viernes por unanimidad el endurecimiento de las sanciones contra Corea del Norte, con medidas como la restricción de los suministros de petróleo vitales para los programas misilísticos y nucleares de Pyongyang.

La resolución, presentada por Estados Unidos, también ordena la repatriación de norcoreanos que trabajan en el extranjero y aportan divisas al régimen de Kim Jong-Un.

Pyongyang ha sido objeto de nueve paquetes de sanciones de la ONU particularmente drásticos. Los tres últimos fueron adoptados bajo impulso estadounidense tras lanzamientos de misiles y una prueba nuclear -la sexta- realizados por Corea del Norte.

Washington presentó el jueves su proyecto de resolución luego de negociaciones con China, un aliado de Pyongyang, a raíz de un nuevo ensayo de un misil balístico intercontinental (ICBM) el 28 de noviembre.

Calificando a Corea del Norte como el “ejemplo más trágico de mal en el mundo moderno”, la embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, dijo que las nuevas sanciones son un “reflejo de la indignación internacional ante las acciones del régimen de Kim” Jong-Un.

La resolución “envía un mensaje sin ambigüedad a Pyongyang de que cualquier futuro desafío traerá más castigo y aislamiento”, dijo.

El presidente estadounidense, Donald Trump, tuiteó de su lado: “El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas votó 15-0 a favor de nuevas sanciones contra Corea del Norte. ¡El mundo quiere paz, no muerte!”.

– Oro negro como objetivo –

La decisión se produjo porque ni Estados Unidos ni Corea del Norte parecen tener planes de iniciar conversaciones para poner fin a la crisis en la península coreana.

Trump ha amenazado con “destruir totalmente” a Corea del Norte en caso de un ataque contra Estados Unidos, mientras Pyongyang dice que la comunidad internacional debe aceptarlo como una potencia nuclear.

La resolución apunta a los expatriados norcoreanos, los cuales deben ser devueltos a sus hogares en un plazo de doce meses.

Decenas de miles de norcoreanos están dispersos en el extranjero, principalmente en Rusia y China, desde donde generan valiosas divisas para su país de origen.

La resolución daba un plazo de un año para su repatriación, pero Moscú logró prolongar el plazo hasta fin de 2019. Según la ONU, esos norcoreanos trabajan en “condiciones cercanas a la esclavitud”.

Pero, sobre todo, el texto se suma a algunas disposiciones de resoluciones anteriores, en particular para aminorar aún más las entregas de petróleo crudo y refinado que provienen mayoritariamente de China. El objetivo es reducir los suministros de productos derivados del petróleo en casi 90%.

Trump le pidió en noviembre a su homólogo chino, Xi Jinping, que detenga las entregas de petróleo a Corea del Norte, lo que afectaría brutalmente a una economía ya inestable.

La resolución aprobada por el Consejo tiene la intención de limitar las entregas de crudo a 4 millones de barriles por año. Las importaciones de Corea del Norte de productos de petróleo refinados, incluidos diésel y queroseno, se limitarán a 500.000 barriles el próximo año contra 2 millones anteriormente.

Todos los países podrán interceptar, inspeccionar, bloquear y confiscar buques sospechosos de transportar cargas ilegales desde o hacia Corea del Norte.

China y Rusia condenaron en el Consejo la actitud de Corea del Norte, pidiendo la apertura de un canal de comunicación para atenuar las tensiones.

“Las sanciones son solo medios”, dijo el embajador encargado chino Wu Haitao. “No se puede esperar resolver los problemas mediante sanciones unilaterales o presión”.

Mientras que el embajador encargado de Rusia, Vladimir Safronkov, aseguró: “Todos tenemos el deber de dar oportunidades para que la diplomacia funcione”.

– Presión para discutir –

Otras dos listas se alargan con la nueva decisión: la de productos norcoreanos cuya exportación está prohibida y la de los norcoreanos sujetos a sanciones.

La primera suma productos alimenticios, equipos industriales y eléctricos, así como algunas materias primas (tierra, rocas como magnesita y magnesio, madera) y barcos.

La segunda se completa con los nombres de una quincena de funcionarios, la mayoría de la industria bancaria, y entre ellos el ministro de las Fuerzas Armadas, encargado de la logística. Se les prohíbe la visa en todo el mundo y se congelarán sus activos en el exterior.

El Consejo de Seguridad ya ha prohibido las exportaciones norcoreanas de carbón, hierro, plomo, textiles y productos de mar, y limitado las sociedades. Y, además de las restricciones a la importación de productos petroleros, prohibió las importaciones de gas natural licuado.

Estados Unidos ha encabezado la carga contra el régimen de Kim Jong-Un durante meses, buscando sanciones cada vez más restrictivas para presionar al líder a negociar.

Antes de la votación, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que lograr unanimidad sería importante para enviar un mensaje claro a Pyongyang. “La unidad del Consejo es necesaria para crear la oportunidad de un compromiso diplomático hacia la desnuclearización pacífica”, afirmó.