¿Por qué Pemex no tiene comisario?

14 diciembre 2017, 11:38 am

FEDERICO RUBLI KAISER
ORO NEGRO

Evito escribir sobre asuntos personales, no obstante, considero que el siguiente tema es de interés público. Las buenas prácticas de gobernanza corporativa exigen que toda empresa, sea privada o pública, cuente con un ente evaluador en la figura de un comisario. La reforma energética aprobada en el 2014 estableció en el artículo 117 de la Ley de Pemex que “La evaluación anual (…) sobre el desempeño de la empresa y el Consejo de Administración incluyendo sus comités, estará a cargo de un Comisario que será un experto independiente (…)”. Agrega: “Para la designación del Comisario, el Ejecutivo federal solicitará al Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) le proponga una terna de personas (…) de reconocido prestigio que enviará a la Cámara de Diputados. Su Junta de Coordinación Política seleccionará a uno de los integrantes de la terna y someterá la designación del Comisario a la aprobación del Pleno”.

El puesto no es de tiempo completo. Se escogió al IMEF en virtud de ser un organismo especializado, de probada reputación y honorabilidad, apartidista y que con objetividad se daría a la tarea de designar una terna. Así fue. Después de una convocatoria y de un escrupuloso proceso de selección, la terna se envió en el 2016 a la Cámara. Al parecer había consenso sobre la designación de Arturo Ortiz Hidalgo, de enorme prestigio. Pero, sin mediar explicaciones, la Junta de Coordinación Política rechazó en noviembre del 2016 la terna. El asunto se “congeló” por varios meses. A mediados del 2017 el secretario de Energía pidió al IMEF una nueva terna, especificando que la anterior ya no podía ser sometida.

Después de un nuevo proceso de selección y de pasar el filtro de las secretarías de Energía y Hacienda, el IMEF envió el 12 de octubre la nueva terna: América Tarracida, Víctor Manuel Romo y un servidor. En las siguientes semanas esperaba me llamaran para una entrevista o comparecencia, lo cual nunca sucedió para ninguno de los tres. Un amigo funcionario de Pemex me comentó que la empresa no requiere de un control más. Pero ¡es la ley! respondí. El 9 de noviembre la Junta devolvió dicha terna sin una comunicación oficial al IMEF; nos enteramos por los medios. El diputado Marko Cortés, presidente de la Junta, declaró: “Los perfiles no son los adecuados”. A esta conclusión llegaron sin ni siquiera entrevistarnos. Es evidente que después de tres años no hay voluntad para transparentar el funcionamiento operativo y financiero de Pemex. El rechazo es además un cuestionamiento a la seriedad y reputación del IMEF (ya por segunda vez).

Tienen razón los diputados, no cumplimos con el perfil exigido por ellos porque no tenemos vínculos con ningún partido, nos interesa la transparencia, la rendición de cuentas y la eficiencia de Pemex, somos expertos honestos que con nuestra experiencia y seriedad buscábamos servir a México. Esta es la respuesta a la interrogante del título de esta columna.