Ley Fintech no elimina riesgo de activos virtuales

11 diciembre 2017, 9:44 am

MARICARMEN CORTÉS
ORO NEGRO

Vanessa Rubio, subsecretaria de Hacienda, quien fue la encargada de desarrollar la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, mejor conocida como Ley Fintech, asegura que no busca regular a las criptomonedas como el bitcoin, sino brindar a los inversionistas más información sobre el riesgo que implican estos activos virtuales y que no están respaldados por ningún banco central.

En relación a los activos virtuales, Rubio explica que con la Ley Fintech lo que se regularán por parte del Banco de México son las operaciones que realizan las instituciones de tecnología financiera que operen con activos virtuales. Y no utiliza el término criptomonedas porque —dice— no son realmente monedas.

En relación al bitcoin, Rubio reconoce que cualquier bien o activo de la economía que suba de precio como el bitcoin, que en enero costaba mil dólares y ahora más de 17,000, representa un elevado riesgo.

Señala que la Ley Fintech, que dará mayor certidumbre a las instituciones de tecnología reguladas frente a las que decidan no estar reguladas y el reto es mantener un equilibrio para que no exista un arbitraje regulatorio frente a las instituciones financieras tradicionales como los bancos, pero que tampoco se inhiba la creatividad a un mercado que existe y crece exponencialmente.

Actualmente hay 280 empresas de tecnología financiera, con más de medio millón de clientes, y operan recursos por 400 millones de pesos y, de acuerdo con Vanessa Rubio, fueron las propias empresas de tecnología financieras las más interesadas es un nuevo marco regulatorio.

Entre los requisitos que tendrán que cumplir las empresas de crow funding, está que no podrán garantizar un rendimiento a los clientes, deberán proporcionar información sobre el riesgo de su inversión y solicitar la aprobación física del cliente antes de compartir sus datos con otros clientes.

La nueva ley ya fue turnada a Comisiones en la Cámara de Diputados, pero será aprobada hasta el próximo periodo ordinario, que inicia en febrero.

FARM OUT, EL FRACASO DE NOBILIS-MAXIMINO

Carlos Treviño inició su gestión como nuevo director de Pemex con el pie izquierdo, por el fracaso en la licitación del segundo farm out, el campo de aguas profundas Nobilis-Maximino, la licitación fue declarada desierta por parte de la CNH porque ningún grupo presentó solicitud.

Pemex explicó que evaluará un momento más oportuno para relanzar la licitación y buscará medidas para reducir el riesgo para los potenciales inversionistas. Señala que, a pesar de que desde 2015 han bajados los costos para el desarrollo de proyectos en aguas profundas, el riesgo se mantiene muy elevado y, además, los yacimientos de Nobilis-Maximino tienen mayor complejidad geológica que los de Tron, por lo que se requiere una mayor inversión, lo que eleva el riesgo.

Aunque la licitación fue responsabilidad de la anterior administración, encabezada por el hoy secretario de Hacienda, José Antonio González, sí se considera un revés en los planes de Pemex para acelerar los farm outs.

El reto para Treviño será que los próximos farm out tengan una mejor evaluación del riesgo y sean más atractivos para los inversionistas.

GUSTAVO DE HOYOS: RATIFICADO EN LA COPARMEX

El Premio Naranja Dulce es para Gustavo de Hoyos Walther, reelecto como presidente de la Coparmex.  Aunque es un dirigente incómodo en el CCE por su protagonismo en temas como el salario mínimo y la Reforma Fiscal, De Hoyos ha mostrado un indudable liderazgo al frente de la Coparmex. Es el único dirigente empresarial que demanda que el salario mínimo esté al nivel de la línea de bienestar del Coneval y mantiene también una activa agenda en contra de la corrupción e impunidad y en defensa del Estado de derecho. La Coparmex también ha mantenido una postura muy crítica frente a la actual reforma hacendaria y ante la posibilidad de que se apruebe la reforma fiscal de Trump, demanda la necesidad de analizar las alternativas para tener en México un sistema tributario competitivo.

MANUEL HERRERA, BALANZA EN FAVOR DE ALPIZAR

El Premio Limón Agrio es para Manuel Herrera, presidente de la Concamín, a quien algunos acusan de estar inclinando demasiado la balanza de su sucesión en favor de Rodrigo Alpizar, el expresidente de la Canacintra, quien está promovido por Francisco Funtanet, expresidente de la Concamin. El reto de Herrera, quien aspira a presidir el CCE en 2019, será garantizar un proceso realmente democrático.