Etanol y benceno perjudican calidad del aire: INECC

Normatividad mexicana es más laxa que la de EU; además de la CDMX, Guadalajara y Monterrey, 20 ciudades más también tienen problemas de ozono y deben ser atendidas por la norma.

22 noviembre 2017, 9:39 pm

KAROL GARCÍA
ORO NEGRO

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante la polémica por el aumento de 5.8 a 10% en el contenido de etanol en las gasolinas mexicanas para todo el país, excepto las zonas metropolitanas del Valle de México, Guadalajara y Monterrey, misma que culminó con la suspensión del acto mediante un amparo contra la modificación de la NOM 016 de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), expertos consideran que otras condiciones, como las bases comparativas de los estudios realizados para esta regulación, los contenidos de aromáticos y azufre y definiciones geográficas pueden tener un mayor impacto en la calidad del aire, restando el efecto aislado del etanol en sí mismo.

En su evaluación de las modificaciones a la Norma Oficial Mexicana (NOM)-016-CRE-2016, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) explicó que no es sólo el etanol sino el contenido de 2% de benceno que se permite en las gasolinas nacionales —en contraste con 1% de las ciudades con alta concentración de ozono en Estados Unidos— lo que impacta en la contaminación del aire, por lo que se recomienda reducir el contenido máximo de este aromático a 1% para todas las gasolinas nacionales.

“Las comparaciones en términos de emisiones vehiculares realizadas entre gasolinas nacionales del resto del país con respecto a las gasolinas oxigenadas con etanol a 10% en volumen, conocidas como convencionales en Estados Unidos, muestran que la gasolina convencional estadounidense presenta menores emisiones de contaminantes tóxicos que las gasolinas nacionales. Esta condición se debe al mayor contenido de benceno que es permitido en las gasolinas nacionales”, refirió.

El estudio también recomienda definir las zonas del país o ciudades en donde se deben utilizar las gasolinas para ciudades con problemas de ozono, ya que además de las áreas metropolitanas del Valle de México, Monterrey y Guadalajara, hay por lo menos 20 ciudades más en el país que tienen estas condiciones.

La temperatura ambiente y la altitud tienen un impacto en la vaporización de las gasolinas, lo cual afecta la tasa de emisión de compuestos orgánicos volátiles. México presenta condiciones de temperatura muy distintas a Estados Unidos, siendo mayores en nuestro país, por lo que se esperaría una mayor emisión de compuestos orgánicos volátiles si se toma como referencia la situación del vecino del norte.

Por lo tanto, se deben establecer objetivos de reducción de emisiones de las distintas gasolinas incluidas en la NOM-016-CRE, definiendo la gasolina base contra la cual se debe modelar la reducción de las mismas, tales como gasolinas para ciudades con problemas de ozono. También se debe establecer un modelo de simulación de emisiones vehiculares de acuerdo con la composición de las gasolinas, preferentemente adaptado a las condiciones específicas de nuestro país, propuesta realizada por el Instituto Mexicano del Petróleo. El Economista