Operativo contra “sicarios infiltrados” en la policía de Zihuatanejo deja 60 detenidos

La corporación está conformada por 240 elementos y, hasta el momento, el alcalde perredista Gustavo García Bello no ha fijado una postura sobre este hecho.

17 Mayo 2017, 10:31 am

REDACCIÓN
ORO NEGRO

CHILPANCINGO.- Elementos del Ejército detuvieron a 60 policías municipales de José Azueta (Zihuatanejo), acusados de formar parte de la delincuencia organizada y portar armas oficiales sin estar acreditados.

A través de un comunicado, el gobierno del priista Héctor Astudillo Flores informó que al menos 42 uniformados son “sicarios infiltrados” en la corporación, tres más fueron señalados como mandos de un grupo delincuencial y 15 policías estaban en funciones a pesar de que no pasaron los exámenes de control y confianza.

La corporación está conformada por 240 elementos y, hasta el momento, el alcalde perredista Gustavo García Bello no ha fijado una postura sobre este hecho.

Los 60 uniformados fueron trasladados al puerto de Acapulco y a la Ciudad de México, donde fueron puestos a disposición del Ministerio Público federal por delitos graves.

La semana pasada, Apro dio a conocer que el arma utilizada durante la ejecución del dirigente perredista, Demetrio Saldívar, es una pistola calibre .9 milímetros con registro de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), destinada a miembros de corporaciones policiacas en la entidad.

La detención de los 60 policías de José Azueta ocurre luego de que agentes estatales detuvieron a un civil que fue consignado ante autoridades ministeriales por el delito de usurpación de funciones, debido a que portaba el uniforme de la corporación municipal, se desplazaba a bordo de una patrulla y portaba un arma oficial.

Este caso obligó a la intervención del gobierno federal, a través de la Sedena, y esta mañana al menos 500 soldados irrumpieron en el cuartel de la policía municipal cuando se realizaba el cambio de turno.

El comunicado oficial indica que el Ejército decidió desarmar a toda la corporación y, durante la revisión del personal, se detectó que 42 hombres no aparecían en los registros oficiales pero portaban uniforme oficial y arma registrada.

Además, se informó que tres presuntos delincuentes, dos comandantes y un coordinador, fueron detenidos y trasladados a la Ciudad de México para someterlos a proceso por delincuencia organizada.

“Desde hace días dichos individuos tenían la operación de la policía municipal del municipio de José Azueta (Zihuatanejo), y están vinculados con grupos delictivos”, refiere el comunicado sin precisar mayores datos.

También fueron detenidas otras 42 personas que, “sin estar debidamente acreditados como elementos policiales”, fueron sorprendidos dentro de las instalaciones portando armas, uniformes e insignias oficiales.

Asimismo, 15 miembros de la corporación que reprobaron los exámenes de control de confianza portaban armamento de la Licencia Oficial Colectiva 110 autorizada por la Sedena, refiere el informe del gobierno federal.

El pasado 25 de abril un grupo de civiles vestidos de policías municipales entraron a un módulo de seguridad en el corazón turístico de Ixtapa y ejecutaron a tres agentes en activo.

El operativo de la Sedena podría replicarse en los 80 municipios restantes donde las corporaciones policiacas no han sido depuradas, a pesar de que fue un compromiso de las autoridades de los tres niveles tras el caso de la masacre y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, registrada en septiembre de 2014.

Incluso Proceso dio a conocer que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó un desvío millonario, que sigue impune, de los recursos federales destinados al tema de seguridad durante la administración de los exgobernadores Ángel Aguirre Rivero y Rogelio Ortega, así como del actual mandatario Héctor Astudillo. (Proceso)