Fuga de petróleo de la compañía Hilcorp pone el peligro a la beluga de Alaska

Es la misma compañía extractora que ha tenido un conducto filtrando gas desde diciembre. La beluga de la ensenada de Cook está declarada en peligro de extinción.

10 Abril 2017, 9:20 pm

REDACCIÓN
ORO NEGRO

ALASKA.- El 1 de abril, Hilcorp Alaska informó sobre la fuga de un oleoducto en el litoral de la ensenada de Cook, al sur de Tyonek. En ese lugar vive una población de belugas nativas que se ha reducido a sólo 340 individuos.

“Al principio, esperaba que la noticia de esta última fuga de petróleo fuera una broma del día de los inocentes, porque no parecía que Hilcorp pudiera tener otra fuga tan pronto”, dijo Miyoko Sakashita, director del programa de océanos del Centro para la Diversidad Biológica. “Estamos realmente preocupados por lo que esto significa para las belugas de la ensenada, con un derrame de petróleo y una fuga de gas en la misma temporada”.

Esta fuga de petróleo no está relacionada con la otra fuga del gasoducto de Hilcorp, pero las autoridades de Alaska anunciaron que las plataformas de producción en la ensenada se han cerrado temporalmente y la tubería está funcionando a presión reducida, informa IFLS a través de la agencia Reuters. La compañía Hilcorp estimó que el petróleo derramado en el océano representaba menos de 10 galones (38 litros), pero los conservacionistas piensan que esta estimación es muy baja y que aún se desconoce el alcance del daño al ambiente de estos mamíferos marinos.

La beluga de la ensenada de Cook fue propuesta como especie protegida por primera vez en 1999, bajo la Ley de Especies en Peligro. Al principio El Servicio Nacional de Pesca Marítima de EEUU había clasificado a la población como “empobrecida”, bajo la Ley de Protección de Mamíferos Marinos, pero después de una serie de peticiones y campañas entre 2006 y 2008, la beluga de la ensenada Cook finalmente fue declarada en peligro en 2009.

El Servicio de Pesca designó 2 millones de acres de hábitat crítico para estos cetáceos; medida que se concretó recién en 2011, después de que Alaska presentase, sin éxito, una demanda en última instancia para impugnar el estatus protegido de la ballena. En 2013, sin embargo, el Servicio otorgó un permiso para la exploración de petróleo y gas dentro de la zona, lo que fue declarado como violación a las leyes federales por un juez de distrito de Estados Unidos; incluyendo la Ley de Protección de Mamíferos Marinos y la Ley de Especies en Peligro.

Luego, en enero de este año, el Servicio Nacional de Pesca Marítima anunció un plan de recuperación de la beluga de Cook. Lo más razonable sería desechar la idea de que estos mamíferos compartan su hábitat con oleoductos y gasoductos.

Comparte esta información

LO MÁS RECIENTE