Falta de amor de padres a hijos causa pérdida de valores y suicidios en jóvenes

10 abril 2017, 8:26 pm

JESÚS PÉREZ PÉREZ
ORO NEGRO

VILLAHERMOSA.- Con optimismo el joven conferencista, Francisco Rafael Ríos González, afirma que es posible el rescate de valores para evitar que la sociedad se degrade todavía más. “Esta sociedad puede cambiar pero, advirtió, tenemos que educar a nuestros hijos desde el nacimiento hasta los 8 ó 12 años que son ahí las matrices de los valores”.

El alumno de Programación Neurolingüística (PNL), próximo a cursar el cuarto nivel de cinco, recordó que son muchos años de trabajo en la recuperación de los valores en la sociedad tabasqueña, porque uno de los principales problemas de las familias de la entidad es el suicidio en jóvenes.

“Los jóvenes, abundó, acuden a esa opción, que no es buena, pero es por la falta de amor de sus padres, por la falta de un abrazo de sus padres, de la convivencia de padre e hijo. Los padres confunden que los maestros tienen que hacer la labor que únicamente le corresponde al papá”.

“Entonces los jóvenes están hoy en día en una crisis de valores inmensa. Esta lucha que emprendí hace aproximadamente 8 ó 9 años, no he declinado a estar presente en las escuelas, en las instituciones donde me permiten entrar a dar las conferencias y talleres. He descubierto, sobre todo en las mujeres, problemas de violencia, drogadicción, alcoholismos, sexo desenfrenado a temprana edad, entre otras cosas”, abundó.

El también estudiante de sociología en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) confía que entre el Gobierno así como la labor social “que otras personas y yo hacemos si le metemos voluntad creo que podemos tener los resultados que buscamos al implementar talleres de una manera profesional. Esto resultaría en menos secuestros, menos violencia, menos delincuencia y tendríamos una sociedad totalmente diferente”.

¿Por qué la falta de amor de padres a hijos?

-Los padres piensan más en el capital económico y no en darle amor a los hijos. El papá se vuelve la cartera de la casa y se pierde la esencia donde el hombre tienes que acercarse a su hijo, de platicar, de salir juntos, de preguntar ¿hijo cómo estás o te sientes? –

-Es ahí donde entra la figura materna, porque la mamá está en las cuestiones familiares pero no en el sentido de querer, de amar, de abrazar al hijo o hija y si tiene dos o tres hijos está preocupada por la crisis económica, porque también tiene que ver el sustento de la familia y olvida la convivencia con sus hijos-

-Los papás arrastran todo ese mal que en su infancia tuvieron que fue el maltrato de sus padres. Hace 40 ó 50 años había maltrato físico, explotación en el trabajo y nos encontramos que entonces no había estos talleres y estas personas no han sido liberadas emocionalmente y eso se los trasmiten a sus hijos y ese es el comportamiento que actualmente tenemos en los jóvenes.

Con estudios truncos en leyes el universitario expuso que en sus conferencias y talleres primero trabaja con los niños, adolescentes y jóvenes a los cuales les aplica un cuestionario. En base, prosiguió, al resultado de ese test “cito a los papás y hago una terapia para ellos y luego propicio el encuentro de padres e hijos”.

Con relación a sus planes futuro aseveró; “gané el concurso de oratoria de la UJAT, dentro de la Semana de Juárez 2017, y esto me hace llevar la bandera de la universidad y de la oratoria. Quiero sumar estas dos herramientas y llevar los cursos- tallares a las universidades, a los jóvenes para que no abandonen sus estudios, ese es una bandera”.

“La otra, prosiguió, continuar con los cursos-talleres en las escuelas de gobierno, privadas que nos abran las puertas. Otro proyecto es implantar la lectura, para dar los cursos talleres de oratoria que la UJAT nos autorizó para darlos a todo el público desde niños y adultos. También nos autorizaron el concurso de oratoria “Manuel Sánchez mármol” para el mes de noviembre y vendrán uno o dos representantes de cada estado”

Finalmente dijo “Todo lo que hago no tiene un costo lo hago porque me gusta, porque hay que darle a la sociedad, porque soy parte de la cultura del esfuerzo donde no tuve padres, no tuve la oportunidad de tener un guía como es un padre o la madre, quien fungió esa labor fue mi abuelita y lo hizo muy bien”.