Una pista más de Odebrecht en Pemex

La orden de meter a Odebrecht, cuentan quienes estuvieron ahí, se confirmó a principios de 2014 desde más arriba, de asesores no identificados del entonces director general de la petrolera, Emilio Lozoya Austin.

22 Marzo 2017, 10:51 pm

ATZAYAELH TORRES
ORO NEGRO

Etileno XXI, la reconfiguración de Minatitlán y ahora Los Ramones… Pemex huele a Odebrecht. Aquí una pista más de la red de influencias que manejaba la empresa brasileña que confesó haber pagado sobornos a una paraestatal mexicana aún no identificada.

Cuando fue director general de Pemex Gas y Petroquímica Básica, Alejandro Martínez Sibaja pidió que se considerara al consorcio AOT, conformado por la mexicana Arendal, la argentina Techint y Odebrecht, para que participaran en la licitación para construir el tramo Los Ramones II Norte.

Cabe recordar que en un inicio la segunda fase de Los Ramones se declaró desierta, ante la incapacidad por parte de la industria para construir el tramo de un solo jalón; la solución fue partir el gasoducto en dos tramos.

La orden de meter a Odebrecht, cuentan quienes estuvieron ahí, se confirmó a principios de 2014 desde más arriba, de asesores no identificados del entonces director general de la petrolera, Emilio Lozoya Austin.

En el ‘concurso’, el eje Brasil-México-Argentina le ganó a Gregory Price, ARB, Mastec y Bonatti, y lograron hacerse del contrato de 935 millones de dólares.

Sin embargo, pocos saben que fue a través de José Luis Vitagliano, entonces director de Gasoductos Chihuahua, otra filial de Pemex Gas, que se lograron acomodar las cosas para que la brasileña se metiera a ese gran contrato de la mano de Arendal.

¿Pruebas? Después de jubilarse de Pemex, Martínez Sibaja fue contratado por Arendal como directivo, cargo que dejó apenas el año pasado, mientras que el propio Vitagliano dejó Arendal apenas hace dos meses.

Ojo, hasta aquí no hay evidencia de corruptelas, pero ya te platicaba la semana pasada en este espacio por qué jubilan a los directivos de Pemex.

INICIA TU TOMA CLANDESTINA
Si importar gasolina o comprársela a Pemex no es lo tuyo, puedes invadir terrenos alrededor de la refinería de Tula y luego comprarlos por la fuerza para poner tus propias tomas clandestinas, así como lo hizo Construcciones Industriales Tapia.

Apenas el sábado pasado las autoridades de Hidalgo aseguraron una toma clandestina en un terreno de Atitalaquia, contiguo a la refinería de Tula. El dueño del mismo es Construcciones Industriales Tapia, uno de los tantos proveedores de Pemex que adquirió peso durante la administración de Lozoya Austin al frente de la petrolera.

Tapia afirma que ellos mismos dieron cuenta a las autoridades de que tenían esta rentable toma clandestina dentro de sus instalaciones… sólo hay que recordar que esta misma empresa, según te he informado aquí, es la misma que bloquea la construcción de la Batería Cárdenas Norte en Tabasco, y a la que Pemex le asignó varios contratos en años pasados, pero que ahora ya no saben cómo sacudírsela.

NO TODO LO QUE BRILLA ES ORO…
Pemex fue el que le propuso el sofisticado modelo de subasta por el que la Comisión Reguladora de Energía pondría a disposición de privados la capacidad de almacenamiento y transporte de gasolinas de la petrolera, y que finalmente tendrá que repetirse antes de que termine este mes.

Ojo, el problema no fue el bajo precio, como se manejó oficialmente, sino todo el modelo, que “parecía de alto nivel”, me confiaron desde el órgano regulador, quien realizará la nueva versión con un esquema “más simple y sólido”.

Fue la primera subasta de su tipo en el país y crearla no es sencillo (pregúntale a la CNH y al Cenace), les aplaudo que salieron a reconocer el error y echaron manos a la obra para solucionarlo.

Correo: atorresh@elfinanciero.com.mx Twitter: @Atzayaelh