Pemex y empresas eólicas evaden sus obligaciones fiscales

Ante la falta de una política fiscal, al menos 55 por ciento de los comercios establecidos no pagan impuestos

13 marzo 2017, 9:38 am

REDACCIÓN
ORO NEGRO

CIUDAD DE MÉXICO.- Oaxaca se ha caracterizado por un bajo crecimiento económico, ausencia de una política fiscal y de finanzas públicas eficientes, además de la presencia de empresas que se instalan pero evaden sus responsabilidades.

Lo anterior ha ocasionado que al menos 55 por ciento de los comercios establecidos no paguen impuestos, que existan empresas “fantasma” y “outsourcing” con anomalías. No extraña el bajo crecimiento económico y la poca aportación que su economía hace al Producto Interno Bruto Nacional (PIB).

En economías subdesarrolladas es muy común la evasión de los impuestos, pero desde el punto de vista legal este acto es un delito y entran en juego los valores éticos. Una de las consecuencias de la evasión fiscal es la pérdida de recursos del sector público.

Un caso emblemático es que la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) evadió el pago de impuestos al ayuntamiento de Salina Cruz el año pasado por concepto del predial de sus instalaciones petroleras y edificios de su propiedad.

Es el caso de la refinería Antonio Dovalí Jaime y de la Terminal Marítima. Tampoco se cubrió ese impuesto por el hospital ubicado junto a los condominios petroleros.

Además, presidentes municipales en el Istmo de Tehuantepec, donde están instalados los parques eólicos El Espinal, Ixtaltepec, Juchitán, Santo Domingo Ingenio y Unión Hidalgo, han denunciado que ninguna de las empresas que coordinan el servicio paga impuestos municipales ni estatales, sólo federales.

De ahí que en Oaxaca no se vea una economía competitiva y sí empresas que se instalan pero que evaden sus responsabilidades. Se trata de una economía que depende de los recursos federales, ingresos que provienen del petróleo, los cuales son altamente volátiles.

Según la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado, los ingresos provenientes de impuestos locales son de los más bajos en el país. Aunque esta situación ha mejorado en los últimos años con la implantación de programas orientados a facilitar el pago de contribuciones a través del uso del internet y el sistema financiero. El Imparcial