La millonaria asociación provida que mueve los hilos de la ultraderecha en México

Incluyendo México es una oscura organización dirigida por un activista antiaborto que ha declarado la guerra al matrimonio igualitario

16 febrero 2017, 8:57 pm

LUIS PABLO BEAUREGARD
ORO NEGRO

CIUDAD DE MÉXICO.- En 2015 Salvador Martínez della Roca firmó un pacto con su peor enemigo. El Pino, como se le conoce al político desde sus combativos días del movimiento estudiantil de 1968, era el secretario de Educación de Guerrero, uno de los estados más pobres y violentos de México. El 12 de febrero de ese año, el funcionario anunció un acuerdo para que la asociación Incluyendo México capacitara a maestros y padres de familia de la región. Era una medida para hacer frente a los recortes presupuestales. El Pino pensaba que recurría al apoyo de un grupo neutral, pero en verdad cedía parte del control de la educación a una oscura organización cuyo líder está vinculado a los sectores de la ultraderecha que han declarado la guerra al aborto y al matrimonio igualitario en México.

“Yo no sabía que se dedicaban a eso”, confiesa Martínez della Roca. El funcionario ha admitido en una entrevista que no investigó la organización que ofreció el taller Educación en y para la vida a maestros y padres de familia de Guerrero. Responsabilizó de la decisión de firmar el convenio a su subsecretario Mario Aguirre y Beltrán. Aquella mañana, Martínez della Roca dio a conocer el acuerdo a los medios de comunicación. A su derecha estaba sentado Vicente Segu Marcos, el presidente de Incluyendo México, A.C. “Trabajamos muy bien con El Pino”, señala Segu a EL PAÍS. “En Guerrero estuvimos con el Gobierno anterior, con este no hemos podido avanzar”, agrega.

Segu selló aquel trato de 2015 con un Gobierno de izquierda. También lo ha hecho con el del independiente Jaime Rodríguez Calderón, conocido como El Bronco, que gobierna el industrioso estado de Nuevo León desde finales de 2015. Parecería que Segu es políticamente neutro, pero su trayectoria lo sitúa en la derecha ultraconservadora. Los organizadores del Congreso Mundial de Familias de 2012, celebrado en Madrid, lo describieron como un orador con una larga trayectoria en grupos provida. “Contribuyó a promover y lograr la modificación de la Constitución mexicana para establecer el derecho a la vida desde la concepción. 18 estados han enmendado sus constituciones en los últimos años”, presumían los responsables del congreso.

“Yo no sabía que se dedicaban a eso”, confiesa Martínez della Roca. El funcionario ha admitido en una entrevista que no investigó la organización que ofreció el taller Educación en y para la vida a maestros y padres de familia de Guerrero. Responsabilizó de la decisión de firmar el convenio a su subsecretario Mario Aguirre y Beltrán. Aquella mañana, Martínez della Roca dio a conocer el acuerdo a los medios de comunicación. A su derecha estaba sentado Vicente Segu Marcos, el presidente de Incluyendo México, A.C. “Trabajamos muy bien con El Pino”, señala Segu a EL PAÍS. “En Guerrero estuvimos con el Gobierno anterior, con este no hemos podido avanzar”, agrega.

Segu selló aquel trato de 2015 con un Gobierno de izquierda. También lo ha hecho con el del independiente Jaime Rodríguez Calderón, conocido como El Bronco, que gobierna el industrioso estado de Nuevo León desde finales de 2015. Parecería que Segu es políticamente neutro, pero su trayectoria lo sitúa en la derecha ultraconservadora. Los organizadores del Congreso Mundial de Familias de 2012, celebrado en Madrid, lo describieron como un orador con una larga trayectoria en grupos provida. “Contribuyó a promover y lograr la modificación de la Constitución mexicana para establecer el derecho a la vida desde la concepción. 18 estados han enmendado sus constituciones en los últimos años”, presumían los responsables del congreso.

En 2007, durante el sexenio de Felipe Calderón, Segu Marcos fue vocero para una coalición ultraconservadora que exigió al Gobierno modificar los libros de texto de Biología para el primer año de secundaria. En ellos se hablaba de homosexualidad, condones y anticonceptivos.

En una década, Incluyendo México ha conseguido una gran influencia. Muchos desconocen a qué se dedica exactamente. “No nos gusta hacer publicidad de lo que hacemos”, afirma Segu. Otra de sus fortalezas es la poderosa estructura económica y de relaciones políticas que han logrado vertebrar desde 2007.

A pesar de que la gran mayoría desconoce su existencia, Incluyendo México es una de las organizaciones más acaudaladas del país. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público señala que la asociación recibió 193 millones de pesos (9.5 millones de dólares) en 2016. Fue la cuarta organización asistencialista que más donativos ingresó el año pasado. Solo fue superada por fundaciones más grandes y más visibles: Cruz Roja mexicana, Fundación BBVA y Fundación TV Azteca. Desde 2009, Incluyendo México ha recibido más de 934 millones de pesos (46 millones de dólares) según el reporte de donatarios del Gobierno mexicano.

Segu reconoce que han recibido fondos públicos de gobiernos estatales para sus proyectos de educación o salud. No obstante, Incluyendo México subsiste gracias a los donativos de personas y “algunas empresas”. El líder de la asociación destaca entre sus benefactores a Patricio Slim, el hijo menor del magnate de las telecomunicaciones Carlos Slim; Agustín Coppel, presidente de Grupo Coppel, la cadena de tiendas departamentales más grande del país y con una fortuna que ronda los 4.000 millones de dólares; Carlos Fernández, exdirector de Grupo Modelo y el recientemente fallecido Lorenzo Servitje, de Grupo Bimbo. Todos ellos empresarios de corte conservador con vínculos con el clero.

En 2007, durante el sexenio de Felipe Calderón, Segu Marcos fue vocero para una coalición ultraconservadora que exigió al Gobierno modificar los libros de texto de Biología para el primer año de secundaria. En ellos se hablaba de homosexualidad, condones y anticonceptivos.

En una década, Incluyendo México ha conseguido una gran influencia. Muchos desconocen a qué se dedica exactamente. “No nos gusta hacer publicidad de lo que hacemos”, afirma Segu. Otra de sus fortalezas es la poderosa estructura económica y de relaciones políticas que han logrado vertebrar desde 2007.

A pesar de que la gran mayoría desconoce su existencia, Incluyendo México es una de las organizaciones más acaudaladas del país. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público señala que la asociación recibió 193 millones de pesos (9.5 millones de dólares) en 2016. Fue la cuarta organización asistencialista que más donativos ingresó el año pasado. Solo fue superada por fundaciones más grandes y más visibles: Cruz Roja mexicana, Fundación BBVA y Fundación TV Azteca. Desde 2009, Incluyendo México ha recibido más de 934 millones de pesos (46 millones de dólares) según el reporte de donatarios del Gobierno mexicano.

Segu reconoce que han recibido fondos públicos de gobiernos estatales para sus proyectos de educación o salud. No obstante, Incluyendo México subsiste gracias a los donativos de personas y “algunas empresas”. El líder de la asociación destaca entre sus benefactores a Patricio Slim, el hijo menor del magnate de las telecomunicaciones Carlos Slim; Agustín Coppel, presidente de Grupo Coppel, la cadena de tiendas departamentales más grande del país y con una fortuna que ronda los 4.000 millones de dólares; Carlos Fernández, exdirector de Grupo Modelo y el recientemente fallecido Lorenzo Servitje, de Grupo Bimbo. Todos ellos empresarios de corte conservador con vínculos con el clero. El País

Comparte esta información

LO MÁS RECIENTE