En abril Pemex necesitará rescate público: Fitch Ratings

La carga fiscal que mantiene el gobierno sobre Petróleos Mexicanos (Pemex) dirige a la empresa a la insolvencia, advierte la agencia calificadora Fitch Ratings.

6 febrero 2017, 7:15 pm

YOLANDA MORALES
ORO NEGRO

CIUDAD DE MÉXICO.- La carga fiscal que mantiene el gobierno sobre Petróleos Mexicanos (Pemex) dirige a la empresa a la insolvencia, advierte la agencia calificadora Fitch Ratings.

Esta demanda de dividendo en forma de impuestos, pago de derechos y regalías forzará a Pemex indefinidamente a seguir endeudándose y motivará un rescate por parte del gobierno en un mediano plazo, sentencia la calificadora.

“La diversificación de la petrolera, resultado de la reforma energética, podría reducir sus presiones financieras; pero no se anticipan beneficios en el largo plazo, mientras los fondos de dividendos, en lugar de ser reinvertidos en activos rentables, tengan que dirigirse al pago de obligaciones tributarias”, refirió.

En dos análisis divulgados, “Lo que los inversionistas quieren saber acerca de Pemex” y “Los gravámenes de Pemex aceleran sus requerimientos financieros”, expertos de la agencia advierten que las empresas mixtas, como, se supone, será Pemex gracias a la reforma energética en funciones, “son beneficiosas a muy largo plazo”.

“Y Pemex podría encontrarse con problemas financieros antes de que los beneficios de las asociaciones entren en acción”, enfatiza la calificadora.

Ésta es la tercera ocasión en la que la firma habla de insolvencia de la paraestatal y de la necesidad de un rescate público, en menos de cuatro meses.

La actual calificación de Pemex en Fitch es grado de inversión “BBB+/perspectiva Negativa”; el lapso para recortar la nota comenzó a correr a partir del 11 de diciembre del año pasado.

De acuerdo con estimaciones de Fitch, la deuda de Pemex sobrepasó 100,000 millones de dólares el año pasado y podría superar 125,000 millones en dos o tres años, lo que, afirma, “es insostenible”.

Al 30 de septiembre, Pemex informó de una deuda aproximada a 99,000 millones de dólares y recuerdan que, durante el cuarto trimestre, emitió aproximadamente 7,000 millones de deuda, una proporción de ella era para fondear requerimientos financieros de este año.

En el análisis sobre lo que preocupa a los inversionistas Fitch admite que la petrolera se esfuerza en bajar los costos de producción e incrementar la eficiencia e inversión operativa, pero considera que no son suficientes para evitar la insolvencia y una intervención del gobierno.

“El perfil de crédito de Pemex se debilitó en los últimos años debido al importante aumento de la deuda que la compañía emitió principalmente para cubrir las grandes transferencias al gobierno mexicano”, alertaron. Fuente El Economista