Operadores prevén migración de CIEPS de Pemex a más tardar 2018

Los privados que operan las áreas en Chicontepec como contratos incentivados aclararon que se realizará la migración a licencias a más tardar en 2018 y no se postergará indefinidamente, como se interpretó.

24 Enero 2017, 6:50 pm

KAROL GARCÍA
ORO NEGRO

CIUDAD DE MÉXICO.- Luego de que la semana pasada la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) aprobó el plan de exploración con una inversión conjunta de 960 millones de pesos en un año para cinco asignaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Chicontepec, los privados que operan las áreas como contratos incentivados aclararon que se realizará la migración a licencias a más tardar en 2018 y no se postergará indefinidamente, como se interpretó.

Luis Miguel Labardini, gerente para México de la canadiense Renaissance Oil Corp., que opera en el campo Amatitlán, luego de que recientemente la rusa Lukoil le otorgó 62.5% del contrato –y que fue ganadora de tres licencias terrestres en Chiapas dentro de la Ronda Uno– detalló que la mayoría de los contratos se extendieron por aproximadamente un año, para dar cumplimiento al programa mínimo de trabajo.

Este programa mínimo incluye fundamentalmente la perforación de pozos en el horizonte Chicontepec, y una vez que se haya avanzado “sustancialmente” en el cumplimiento de dicho programa de trabajo, se procederá a iniciar el proceso de migración, lo que podría suceder entre mediados y la segunda mitad de este año.

Estas cinco asignaciones fueron licitadas como contratos integrales de exploración y producción (CIEP) en 2013, por lo que tienen un operador privado que recibe pagos en efectivo conforme incremente la producción y según los principios de la reforma energética migrarían a formas contractuales del nuevo régimen, tales como producción o utilidad compartida o licencias, bajo la supervisión de la CNH.

Según los contratos de estas áreas firmados entre Pemex y las empresas, Pitepec es operada por las mexicanas Constructora Perforadora Latina y Perfolatina; Soledad, por la texana Baker Hughes; Miahuapán, por la holandesa Vitol Energy y la contratista de Pemex, GPA Energy, y Miquetla por Grupo Diavaz.

Al aprobar la legislación secundaria de la reforma energética, se le asignaron a Pemex un total de 398 áreas con una vigencia de 25 años en la Ronda Cero; de éstas, ocho contaban con un contrato de obra pública financiada (contratos de servicios) entre la estatal y privados, y 15 con CIEP. En todos los casos, la Secretaría de Energía aseguró que se realizaría la migración a contratos del nuevo régimen. ElEconomista/kgarcia@eleconomista.com.mx