El gasolinazo: resulta que los tontos somos nosotros

3 Enero 2017, 8:22 pm

ELISEO ROSALES AVALOS
ORO NEGRO

Los mexicanos interactuamos diariamente con la gasolina, cualquier variación en el precio enciende alertas en la sensibilidad y economía de los consumidores.

El argumento oficial del incremento de la gasolina no es convincente, suena más bien a gandallaje, carece de razones y no indica quién o quiénes son los responsables de esta insostenible situación.

A algún genio financiero se le ocurrió que era sano pasar de la petrolización a la gasolinazación del país; la tragedia se explica sola. Hoy los ingresos del gobierno dependen de los impuestos que se recaudan por la venta de gasolina ¡Hágame usted el favor!

El detalle es que el precio de la gasolina está anclado al precio del dólar: 60% de la gasolina que se vende en el país se importa; las variaciones en el tipo de cambio afectan el precio de la gasolina, sin importar cuánto petróleo se extraiga. El precio promedio de la gasolina en los últimos años es de 80 centavos de dólar.

Dicha dependencia del exterior es y/o fue responsabilidad del gobierno en turno y de las administraciones de Pemex que decidieron no invertir en la petrolera estatal.

Millones de mexicanos interactuamos diariamente con la gasolina, cualquier variación en el precio enciende alertas en la sensibilidad y economía de los consumidores.

David Páramo y Ricardo Alemán llamaron idiotas e imbéciles a aquellos que nos indignamos con el gasolinazo, bajo el argumento de que el subsidio era insostenible y regresivo para las clases populares y que los mexicanos no entendemos los beneficios de la medida.

Se equivocan profundamente: analizan el gasolinazo aislado de la historia de malos manejos de Pemex. Rápido olvidan las historias de terror y corrupción que se han gestionado desde Jorge Díaz Serrano hasta Odebrecht.

Lo que es imbécil, señor Páramo, es suponer que en medio de los escandalosos aguinaldos que reciben los funcionarios públicos y los bonos que se dieron los legisladores, los ciudadanos no se enojen por el incremento, justificado o no. La casta política vive bien y es con nuestros impuestos. Lo que es idiota señor Alemán es suponer que los políticos no aprovechen la oportunidad que se les brinda en bandeja de plata.

Desde luego que ustedes tienen derecho a exponer sus argumentos, aunque sobra el insulto; desde luego que los mexicanos tenemos derecho a indignarnos y a molestarnos; desde luego que AMLO o cualquier otro político tienen derecho de explotar políticamente el enojo social. A lo que no tienen derecho es a tratarnos como tontos y… botellita de vinagre.

Twitter: @ErosalesA

Comparte esta información

LO MÁS RECIENTE